La boda entre la pareja es cada vez más inminente, y es que, tras atravesar serios bajes que les ponían en la cuerda floja de su relación debido a que hubiera podido ser que Robert Pattinson no se hubiese olvidado de su ex, Kristen Stewart, parecen estar más enamorados que nunca, y les da igual lo que digan los demás. Así lo ha querido dejar patente la futura novia, FKA Twigs, quien, como asegura el diario “El Mundo”, ha revelado que merece la pena tener que aguantar todo el acoso diario por el que pasa con tal de estar con Robert Pattinson.

La muchacha, de 27 años de edad, cree que las amenazas que recibe a través de la red social Twitter no son nada comparado con estar junto al amor de su vida, de 29 años, y así lo ha hecho público. Aunque confiesa que es bastante duro, y tanto es así que se le hace totalmente imposible explicar cómo se siente al respecto, ya que jamás imagino que su vida llegara a esta situación.

No obstante, le compensa, dado que dice ser muy feliz, tal y como ha seguido relatando al “New York Times”.

No obstante, no es de piedra, y en más de una ocasión se ha planteado abandonar, frenar y dejarlo todo para no sufrir. La gran fortaleza de la cantante muestra que es capaz de salir adelante y no tirar la toalla, a pesar de tener que aguantar las constantes burlas hacia su persona que la catalogan de mono, sin importar lo mucho que demuestre a través de sus bailes y canciones. Momentos muy duros que demuestran que Tahliah Barnett, nombre real de la rapera, está profundamente enamorada del protagonista de la saga de “Crepúsculo”.

Todo esto hemos tenido ocasión de conocerlo con posterioridad a que salieran a la luz los sonados rumores que señalan que ambos habrían decidido finalmente no firmar un acuerdo prematrimonial antes de pasar por el altar, algo que ha escandalizado a todo Hollywood.

Vídeos destacados del día

La revista “Star”, a través de una fuente, ha conseguido asegurar que Pattinson está locamente enamorado de su chica y que considera que no es necesario pasar por ningún tipo de papeleo, ya que lo que importa es el corazón y no la cabeza.