Trinidad Amador fue una de las concursantes que participó en la edición del año pasado del programa "La Voz". La cantante formó parte del equipo de Rosario, que por circunstancias que no se han aclarado este año no participa como coach del programa y en su lugar encontramos a la italiana Laura Pausini.

Trinidad acaba de llevar a los juzgados a la productora del programa: Boomerang TV con una demanda en la cual los acusa de haberla insultado y amenazado. Ella fue una de las concursantes que llegó de Granada y asegura que la despreciaron  y que por ello tomó esta decisión.

Son varios los rumores que rondan al exitoso programa televisivo de Telecinco sobre los supuesta manipulación o amaño del mismo de parte de la producción.

 En su demanda Trinidad explica del favoritismo que gozan algunos de los concursantes además de asegurar que las decisiones están tomadas antes de que ellos lleguen a los "duelos" en las galas. 

Amador contó que todo el mundo sabía que ella se iba a su casa porque todo los que estaban allí hablaban de unas hojas donde salían los concursantes con las caras tachadas antes de cantar, afirmando así que serían los eliminados.

 Trini, como era conocida por su compañeros, contó que cuando iba hacia Madrid para una de las grabaciones del programa escuchó en el tren que Estela Alvarado iba a ganar en el próximo duelo. Comentaban que eso era Televisión, dando a entender que estaba todo arreglado y que ya habían elegido el vestido que se pondría en la próxima grabación.

Esto indignó claramente a Trini además de darse cuenta que estaba todo arreglado de antemano.

Vídeos destacados del día

Lo que hizo que se "hundiera" antes de comenzar. En ese momento Trinidad optó por hablar con el equipo de producción del programa y los mismos le dijeron que tenía que darles las gracias porque había dejado de ser limpiadora par subirse a un escenario, lo que molestó mucho a la concursante, ya que había hecho un gran sacrificio por estar ahí.

Además le dijeron que no se anduviera "quejando" ya que eso le traería consecuencias, porque el mundo de la televisión es muy pequeño y si hablaba mal de Boomerang TV se le podrían llegar a cerrar todas las puertas.