Como contó este diario el pasado 8 de mayo, para poder costear los elevados gastos de la cadena televisiva 8TV, que emite para toda Catalunya y es la TV privada más importante de allí (las demás son muy pequeñas, apenas pasan de TV locales y algunas como Canal Català desaparecieron), su propietario, el Grupo Godó de La Vanguardia quiso convencer a Mediaset, propietaria de Telecinco y Cuatro, para colaborar en la supervivencia de la pequeña cadena comprando una parte de sus acciones.

Dicha parte iba a ser el 40 %, que aunque no es mayoritario, sí es un número importante para controlarla, aunque 8TV tendrá autonomía y continuará con su criterio para decidir lo que crea que interesará a su audiencia, la catalana, con gustos diferentes a la española, y mantendrá una buena parte de su programación en catalán, incluidas las series y películas, la mayoría en la lengua de Josep Pla y otras en español.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

El martes, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) decidió avalar dicha compra de acciones. Quedaba el visto bueno del Consell de l'Audiovisual de Catalunya (CAC), que por unanimidad también la apoya.

Así que cuando quieran, los dos grupos ya podrán hacerla público y por el importe que deseen.

La entrada de Mediaset, como dijimos, era necesario para 8TV en el tema de la publicidad, después de la fracasada jugada para que la que maneje Televisió de Catalunya (es decir, las cadenas públicas catalanas TV3, El 33, 3/24 y Esport3, aparte las que emiten por satélite e Internet para fuera de Catalunya y el extranjero), fueran a nutrir la cadena de Godó. Pese a que Artur Mas y su Gobierno bendijeron dicha operación, la oposición frontal de todos los trabajadores de TV3 y el pueblo catalán aconsejó desistir de ella.

La cadena sigue siendo deficitaria, pese a haber cambiado de nombre (de City TV al actual) y al fichaje estrella de Josep Cuní, ya que su audiencia media es siempre de apenas un 3'6 %.

Vídeos destacados del día

Con el 45 % de publicidad que Mediaset tiene, podría cederle un tanto de ella a 8TV, ya que le cuesta acceder directamente a los anunciantes no catalanes, debido a su emisión solamente a Catalunya, pese a una pequeña parte de la programación en español y algún programa del gusto del público español, como el de Alfons Arús "Arucitys", con su jocosa visión de la actualidad del corazón.

Con la ayuda de Mediaset, 8TV espera que incluso le facilite programas como las retransmisiones de Motociclismo y otros derechos de acontecimientos deportivos, que el canal retransmitiría en catalán para su audiencia y así haría competencia a la imbatible TV3.

La reacción de la mayoría de catalanes ante esta compra, consultando los comentarios en páginas web de importantes diarios, pasa por la indiferencia, o por que creen que TV3 se pondrá las pilas ante una nueva competencia, pero sobre todo cree mucha gente que se convertirá en una plataforma anticatalanista como la ahora casi desaparecida Intereconomía, como se acusa a La Vanguardia. Temen asimismo que programe la misma telebasura que Telecinco, gusto televisivo muy alejado del catalán medio, que hasta ahora renegaba de los programas tipo Sálvame, que TV3 jamás ha tenido en sus más de 30 años de emisión.