¿Cómo un chico de granja de Pennsylvania hace 1.000.000 de dólares a los 18 años y se roba a la novia del dueño de Playboy a los 21 años? 

Ahora vive en Tailandia, y ha escrito el libro "Wall Street Joyride", donde cuenta toda su vida, los excesos, los coches caros, los gastos en joyas y describe las trampas económicas que cometió cuando sólo contaba con 18 años.

Este ladrón se lució cuando le arrebató la novia a Hugh Hefner, el fundador y dueño de la revista Playboy. La conejita se llama Sandy Bentley y Mark, estaba realmente enamorado, y sabiendo que Hugh le pagaba 1000 dólares por actuar como novia, él no dudo un segundo en ofrecerle hasta 100.000 dólares por irse con él.

Sandy se fue con Mark, gastó eso y mucho mas, sus viajes al casino en jet privado, las compras y tratamientos, hicieron que sólo le quedara para él 1 millón de dólares. Esto que parece exorbitante para nosotros, no lo era para Mark, los caprichos del inversor de Wall Street consistían en helicópteros, viajes de lujo, coches deportivos y mucho porno.

En plena burbuja de los puntocom de la década de 1990, el auge de las riquezas permitió a Yagalla, vivir un estilo de vida que es el sueño de todos. Pero ese ascenso a la cima lo llevó a una caída dura y trágica. A sus 37 años, luego de haber pasado 5 en la cárcel, por estafa de 50 millones de dólares a diversos inversores, él mira hacia atrás y no puede entender como la gente le podía dar millones de dólares a un niño, y es que él se ve así como un niño en aquella época.

Vídeos destacados del día

El libro es una memoria sobre la ambición, la codicia y la perspicacia de la inversión, él llegó a hacer más de 10 millones al año, que utilizó para pagar a estrellas porno, stripper y novias modelos. Reconoce que es adicto al sexo. La moraleja de un hombre joven es que habilidades para invertir iba mucho más allá que su responsabilidad por los pocos años que tenía. El libro proporciona una poderosa lección para todos.

Mark, dice que admira a Hugh Hefner no solo por ser millonario sino por la vida que lleva. Otros supermillonarios están casados, trabajan duro y eso no es ningún motivo de orgullo para él. Ahora tiene blog, Twitter, Facebook, y ofrece una visión y un objetivo para educar y ayudar a otros a aprender de sus errores.