Tras salir de la casa de Guadalix de "Gran Hermano VIP", Belén esteban se llevó un gran chasco tras comprobar que su chico, Miguel Marcos, le había sido infiel con una compañera de trabajo. Algo que decepcionó a la rubia, que decidió poner distancia de inmediato, dando por concluida su relación con el mismo. Desde entonces, aunque la íbamos viendo cada vez mejor, notábamos que le faltase algo, y al parecer ella también lo veía así ya que el acercamiento que se está produciendo entre ambos una vez más es cada vez más notable.

Así nos lo ha contado la revista digital Chance, informando que la muchacha ha asegurado que se lleva "a las mil maravillas" con Miguel, y que incluso le llevó a votar el pasado domingo.

No parece que hayan asumido el hecho de no volver a verse, y por esta razón deciden mantener el contacto, y así pudimos ver fotos gracias a ¡Qué me dices! donde paseaban juntos por la noche en la ciudad de Madrid en la que la Esteban justificó que no era más que la celebración de una amiga común debido a su marcha.

Pero hay algo que no encaja, y es que no es en la única ocasión en la que les hemos podido ver juntos, y por lo visto parece que el feeling que había entre ambos no se ha disipado aún, y eso es algo por lo que Belén estaría dispuesta a seguir luchando. La tertuliana del programa de Telecinco Sálvame ha llegado a presumir incluso del hecho de que su "Migue" le haya llevado a votar en las pasadas elecciones, que tuvieron lugar el pasado 24 de mayo. Aunque ellos se siguen viendo, la de Paracuellos deja claro que él en su casa y ella en la suya.

Vídeos destacados del día

Cuando se le pregunta por una posible reconciliación, ella prefiere salir por la tangente o no responder directamente a la pregunta, algo que dejaría entrever que todo es posible. También quiso mostrar su gran felicidad por el éxito que tuvo la revista anteriormente mencionada en la que concedía una entrevista a Kiko Hernández, y quiso agradecer a todo su entorno, sin los cuales no hubiera sido posible nunca. Una mujer humilde que prefiere que nadie le de las gracias por nada.