Tras catorce ediciones emitidas, el formato de Supervivientes sigue cosechando éxitos en la pequeña pantalla española. La adaptación de Magnolia para la cadena televisiva Telecinco se caracteriza por un despliegue de medios que hacen posible la conexión en directo con la isla desde España además de informar de aquello que acontece diariamente en su Reality. Existe un factor determinante para que este programa pueda llevarse a cabo: su equipo.

Hablamos con una periodista que trabaja en uno de los departamentos que más lío tiene: redacción.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Ella es María Hernández y es la primera vez que emprende vuelo a Honduras para formar parte del numeroso equipo humano que hace posible esta superproducción. Un conjunto formado por 150 personas y que entre ellos conviven españoles, italianos, hondureños y dominicanos quienes sin descanso se enfrentan a las condiciones tropicales que ofrece la isla donde se graba 'Supervivientes'.

Pese a las condiciones y al ritmo estrepitoso de trabajo, María reconoce sentirse afortunada por formar parte de este programa y relata que es la mejor experiencia de su vida tanto personal como profesional. Sentimientos que atribuye a sus compañeros de equipo quienes llevan años de experiencia haciendo 'Supervivientes' y que según la periodista: "hacen magia".

El día a día en Honduras

El equipo se aloja, por parejas, en las villas de un Hotel que está a cuarenta minutos en barca de donde se graba el reality, Cayos Cochinos. La rutina de cada profesional del equipo es diferente. María, por ejemplo, se despierta a las cuatro de la mañana, desayuna y se dirige al muelle a coger la barca que le llevará a Cayo Menor; desde éste coge otra barca que le llevará al cayo que le toque trabajar.

Vídeos destacados del día

En su llegada toma el relevo al equipo nocturno y junto a un cámara y operador de audio grabarán su jornada.

Durante la grabación, el equipo apenas hablan entre ellos y menos aún a los concursantes. Dinámica que, como relata la redactora, continúa hasta que el concursante llega al plató en Madrid. Como curiosidad nos cuenta que mientras trabajan, el personal a cargo jamás se comunican por sus nombres, sino que adquieren los apelativos de su función: cámara, sonido y redactora.

Tras su paso por el cayo, este equipo se dirige sobre las cuatro de la tarde al hotel y ya en tierra firme asisten a una reunión de contenido en la que se encuentran con el equipo de guionistas para contarles al detalle lo sucedido en la isla.

"Si algún día se dieran las vueltas las cámaras, probablemente saldría un reality muy divertido"

Las condiciones tropicales de la isla y su fauna forman parte de los elementos con los que a diario se enfrenta el equipo de 'Supervivientes'. María nos cuenta que incluso en su habitación convive con un reptil, concretamente un gecko, y que en el cayo ha llegado a ver todo tipo de animales desde iguanas, tarántulas, pelícanos e incluso delfines en los trayectos en barca.

Asegura que ninguno supone amenaza, a diferencia de los mosquitos y sus excesivas picaduras que tienen al equipo acribillado de las mismas.

En cuanto a las condiciones climatológicas de la isla, lo peor son las tormentas, asegura María. "No es muy cómodo escribir los partes de grabación subida en una palmera, con el agua hasta el cuello o en una ladera de pizarra", afirma. Pese a ello, todos los que trabajan en este programa les gusta "la marcha" y cree que "les va a costar volver a trabajar sentados en una redacción, es menos divertido".

Para finalizar le preguntamos si tiene un concursante favorito en la isla, a lo que María no quiere responder para no "darle mala suerte" en el concurso. Lo que sí asegura respecto a ellos es que tienen un mérito enorme y le ofende, expone la redactora, cuando la gente le pregunta 'si el equipo les dan comida a escondidas', "nada más lejos de la realidad, ellos aguantan con una gran fuerza mental", asegura.