Bien entrada la medianoche, ya con el cheque millonario en las manos de Pedro y Romina, todos los concursantes, así como los presentadores y el equipo de producción y edición del programa, por no hablar los invitados VIP y de los amigos de los participantes invitados, se marcharon de fiesta a disfrutar de lo que parece será la última gran reunión de esta edición de Amor a prueba.

 Con barra libre, y en un conocido local de la capital chilena, todos los que han hecho posible que Mega haya liderado la audiencia televisiva en su franja horaria durante tanto tiempo, decidieron festejar por todo lo alto el último capítulo emitido en esta edición, a la que seguro seguirán unas cuantas más.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Una fiesta en la que, como era de esperar, y entre tanto hombre y mujer bello, no faltaron joteos... y hasta algún beso y algo más que en los próximos días podría salir a la luz, a pesar de que en esta ocasión la prensa y los medios de comunicación en general tenían vetado el acceso, precisamente para evitar convertir una celebración en un negocio, una vez fundida a negro la última imagen de la casa de Pirque.

Como se imaginan, los que más celebraron la noche fueron los ganadores, Pedro y Romina, seguidos de las dos parejas finalistas, a quienes se les vio muy acaramelados durante toda la velada, charlando con amigos comunes y miembros del programa con los que, inevitablemente, han ido entablando una relación de amistad que promete perdurar.

Tal y como sucede en este tipo de actos, lo que comienza tarde y con ganas, acaba aún más tarde y con varios protagonistas en unas condiciones verdaderamente lamentables tras la ingesta indiscriminada de alcohol.

De hecho, tal y como hemos podido conocer, una gran parte de los presentes en el 'copete' no ha abandonado las instalaciones del local nocturno donde tuvo lugar esta celebración hasta bien entrada la mañana, no sin antes de volver a casa parar a desayunar a algún local para asentar lo bebido.

Vídeos destacados del día

La fiesta está justificada. Hemos asistido a los últimos instantes de Amor a Prueba. Ya esperamos la nueva edición.