Después de la triple expulsión, de Leandro, Hernán y Melina, lejos de tranquilizar a los concursantes que siguen con todas las opciones de convertirse a la postre en ganador de Amor a prueba, a revolucionado el nido, y de qué forma,



En el próximo capítulo de AAP podremos comprobar de primera mano como todos los participantes canalizan la tensión de sentirse cerca de las Semifinales de una manera uniforme, sacando la tensión que llevan dentro a través de discusiones que pasan de roces a peleas a las primeras de cambio.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco





Tras una noche de fiesta de lo más divertida, cargada de música y copas, tres parejas vivirán momentos de tensión. La primera será la formada por Sebastian y Julia, quienes no podrán evitar que el alcohol en sangre les ayude a sacar algunos de los trapos sucios que llevan un tiempo guardándose.





También sufrirán un episodio de los más violento Marco y Aylén, la pareja no acaba de confiar el uno en el otro y, a las primeras de cambio, salen a relucir los celos y las dudas sobre la veracidad de una relación nacida durante el encierro.



Pero si una discusión será trascendental esa será la que tengan Pilar y Eduardo. Después de confirmarse la salida de Melina, uno de los grandes apoyos de Edu en los últimos días, esta no quiso cruzar la puerta sin mandar un mensaje al concursante manifestando lo que siente por él y que está esperando que fuera puedan volver a quedar y ver si ambos son compatibles.



Una declaración que sienta como un tiro en el pecho a Pilar, quien desconfía de lo que ha venido sucediendo a sus espaldas desde la entrada de Melina en la casa de Pirque primero, y de si su relación con Edu tiene algún futuro o no.

Vídeos destacados del día





Entre dimes y diretes, la conversación sigue subiendo de tono hasta que Pilar la finaliza diciéndole que no quiere saber nada más de él de ahora en adelante, y que su relación de pareja ha llegado a su fin.



Con esto, parece que Eduardo y Pilar afrontan el resto del concurso solteros y sin ataduras... si es que no consiguen reconciliarse antes de que lleguen las próximas expulsiones.