Oriana Marzoli no pareció hacer ningún alarde de ética ni un mínimo de compañerismo cuando lo primero que hizo después de la expulsión de Eugenia Lemos y Matias Kosznik fue saltar sobre su cama con los zapatos puestos.

Eugenia Lemos y Matias Kosznik comentaron tras su expulsión que a pesar de tener que abandonar “Amor a Prueba” habían salido fortalecidos como pareja de la experiencia del reálity.

Liz Emiliano le comentó a Eugenia que a ver si este año era el del anillo, a lo que Eugenia contestó que una foto tenían dentro del reálity con ella vestida de novia por lo que eso ya se lo podían ahorrar.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

A pesar de que estos últimos días la polémica pareja de “Amor a Prueba” se vio más fuerte; parece que todavía arrastran una crisis latente que tuvo un punto bastante culminante cuando Liz Emiliano decidió jotear a Matias Kosznik.

Matias se dejaba querer lo que hiso que Eugenia Lemos le diera un ultimátum; pero Matias no supo reaccionar y a ojos tanto de Eugenia como de muchos compañeros, Matias estaba actuando como un títere que no hacía nada.

Parece que la pareja siguió hasta el final del reálity pero más que nada para salvar un poco el honor.

Matias Kosznik no tenía otra posibilidad con ninguna mujer, ya que Liz Emiliano joteó un poco a Sebastián Ramirez para ir volviendo otra vez a los brazos de Michael Murtagh (con quien por cierto está muy bien y además se comenta que es pareja finalista de Amor a prueba junto con Pedro y Romina).

Eugenia lemos no hubiera tenido problema ninguno en empezar algo ni con Sebastian Ramirez ni con Hernan Cabanas, quizás incluso con Leandro Penna; pero parece estar muy enganchada a la promesa sin concretar de matrimonio de Matias Kosznik.

Vídeos destacados del día

La pareja parece bastante dependiente el uno del otro; por parte de Matias porque Eugenia es una mujer con muchas cualidades (y eso tampoco es fácil de encontrar), pero por parte de Eugenia, una dependencia tan grande de esa promesa de matrimonio tampoco se encuentra con demasiada frecuencia, y tal como comentaban compañeros de “Amor a Prueba”, cuando Lemos oía hablar de matrimonio le brillaban los ojos.