Mega les propuso a los concursantes realizar sus bodas. Los chicos tuvieron que vestirse y desfilar para la ocasión, fue muy emotivo y se pudo ver donde está el verdadero amor. Así pudimos ver a ellas vestidas de blanco, con ramo y liga, y a ellos con un traje bien distinguido para la ocasión. Cada pareja fue vestida de diferentes diseñadores, así pudimos apreciar cómo sería si alguna de las parejas llega al altar.

Para sorpresa de los seguidores quien menos se mostró receptiva en esta prueba fue Aylén. La modelo argentina no demostró tanta felicidad como otras de sus compañeras, las cuales se emocionaron al ver camino al altar.

En el caso de Oriana agradeció la prueba porque ella se sintió como en su verdadera boda, de hecho tenían bien decidido como se quieren casar, ambos se vieron felices y compenetrados.

Marco por su parte puso todo de sí, pero Aylén se quedó totalmente cortada, el italiano explicó que por lo menos él tendría que hacer tres bodas, una en cada país natal y otro en Chile donde se conocieron, ya que si no hubiera sido por el Reality no estarían juntos.

Sebastián y Julia fueron los más distantes en esta prueba ya que la pelea entre ellos es más que evidente y sólo siguen concursando como pareja porque ya no tienen otra solución. Liz disfrutó mucho de la prueba junto con Michael ambos afirmaron que ha sido un detalle darles esta oportunidad.

A quien más le costó desfilar fue a Pedro debido al corte que tiene en el pie, primero desfiló Romina que estaba preciosa y luego él con sus muletas, así y todo Pedro se las ingenió muy bien para quitarle la liga a Romi. Ambos se unieron perfectamente en el vals, donde se notó el amor entre ambos.

Vídeos destacados del día

Aunque Pedro disfrutó mucho de vivir esta gran prueba recordó a sus ex compañeros y dijo que esta prueba era para que la disfrutara Eugenia. Ella entró con su pareja Matías y tuvo que abandonar el nido hace pocos días. Eugenia ingresó a concursar al encierro de Pirque con el único objetivo de que Matías le regalara el anillo para casarse, lo que finalmente no consiguió.