El actor más famoso de "El Príncipe" está atravesando por uno de los momentos más dulces en su vida profesional, y es que la serie de Mediaset es una de las que más triunfan en la pequeña pantalla, aunque no solo da gracias por el trabajo, y es que su vida personal va viento en popa. Así lo ha querido mostrar a "Vanitatis", donde podemos ver que el actor ha asegurado que cuando besa a su chica lo hace con la misma pasión que las escenas realizadas en la serie "El Príncipe".

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

¡Cuanto amor se ve!

Él, por su parte, ha hablado acerca de lo agotador que supone que le coloquen una chica cada dos por tres, tal y como ha asegurado en un bolo al que asistió en Marbella, en la conocida discoteca de Malavida.

Es uno de los hombres más deseados del panorama español, y no es de extrañar que le salgan novias por cada rincón de la geografía ibérica, por lo que pasa gran parte de su tiempo desmintiendo todo tipo de romances. En una de sus entrevistas más personales concedida para la revista, ha confesado que es pasión pura.

Asegura que, cuando le gusta una chica, no lo puede disimular, y es por ello por lo que la besa con la misma pasión con la que besa a Fátima en la ficción. Algo a lo que se suma más confesando que es una persona muy pasional. No obstante, no quiso decir a quién iban dirigidos esos besos en la actualidad. El actor madrileño se describe como una persona muy mística y está seguro que todo lo que se hace, el destino te lo termina devolviendo, razón por la que prefiere ayudar a la gente y disfrutar en todo momento.

Vídeos destacados del día

Cuando se le pregunta, asegura que no tiene ese lado canalla del que todo el mundo sospecha, y que es una imagen que se le ha puesto sin fundamento contra la que no puede luchar. Algo que no le resulta agradable es que se le relacione constantemente con chicas, y afirma que por ejemplo está muy lejos de la realidad que haya salido con Kimberley Tell. Nada más lejos de la realidad, Álex se considera un hombre sencillo con una vida normal y muy lejos de ser un mujeriego.