El cantante Abraham Mateo no para de sumar más y más seguidores cada día, y es que desde que iniciase su carrera musical cuando era un niño hasta ahora, ya han pasado algunos añitos. Todo este tiempo le ha servido al cantante para crecer tanto profesionalmente como persona, algo que le ha ayudado a madurar, reflejando este nuevo carácter también en las letras de cada una de sus canciones. Para celebrar su éxito, ha concedido una entrevista a "Celebrities.es" donde ha querido mostrar todos sus sentimientos y ha expresado el mayor deseo de su vida: que sus fans jamás se separen de él.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Para la ocasión se le ha sometido al juego "20 cosas que no sabías de mí", y gracias a ello hemos podido conocer cosas del muchacho que ignorábamos por completo.

Vamos a enumerar unas cuantas, gracias a "15 a 10", que estamos seguros te ayudarán mucho más a conocerle y te sorprenderán en sobremanera. Para empezar, ha desvelado recientemente que en su habitación tiene la bandera de México porque es el primer país donde comenzaron a surgir sus primeros clubes de fans, lo que lo convierte en un símbolo muy especial para él.

También deberías saber que el muchacho actuó como telonero de One Direction y de CD9. A pesar de ser un cantante con una proyección y un futuro muy prometedores, él no quiere dejar de estudiar y desea poder formarse en algo relacionado con la Música por su gran vínculo a la misma. Por otro lado, no habría nada que le hiciera más ilusión que formar parte de un musical dado su gran afición al baile, aunque mientras tanto ya está cumpliendo su sueño de poder viajar por todo el mundo y conocer nuevas gentes y lugares.

Vídeos destacados del día

En cuanto a las anécdotas vividas junto a sus seguidores, jamás podrá olvidar aquel momento en que una de ellas acudió con su perro para que se lo firmase, y revela que su estrella favorita es Ariana Grande, de la que destaca sus actuaciones y belleza. Según confiesa, la parte más negativa de su carrera es tener que estar separado de su familia y de los que más quiere. A pesar de su imagen de chico duro, no hay nada que le guste más que una buena balada, prueba de que el romanticismo corre por sus venas.