Su verdadero nombre es 'Vis a vis' pero su trama evoca demasiado al formato norteamericano 'Orange is the new black', por lo que podría calificarse como 'Yellow is the new black', ya que la única variación en su puesta en escena es precisamente el color de los pijamas de las reclusas en esta cárcel de mujeres, que son amarillos y no naranjas. Este es el único dato alterado, pues el resto de la historia guarda demasiadas similitudes como para no advertir el parecido con la versión americana, aunque se queda lejos de alcanzar esa calidad dramática.

'Vis a vis' pone una vez más de manifiesto la apuesta arriesgada de Antena 3 por una ficción diferente y renovada.

La alta definición de su imagen así como su fotografía, te hace desconectar a ratos y pensar que se trata de una serie americana y si no tuviéramos tan fresco el recuerdo de la genialidad que nos brindó 'Orange is the new black', que ya va a por su cuarta temporada, habría sido un bombazo de experimento. Pero llegó más tarde y, como bien dicen, las comparaciones son odiosas y aún más cuando se sale perdiendo.

Todo en el primer capítulo de esta nueva serie de Globomedia recuerda a su predecesora hasta en el color de pelo de su protagonista, Macarena Ferreiro, también rubia y con la misma cara de no haber roto un plato en su vida, al igual que Piper Chapman cuando pisó por primera vez el penal de mujeres. Se repite el perfil de niña venida de buena familia dispuesta a cometer locuras por amor más allá de los límites de la legalidad.

Vídeos destacados del día

De nuevo, un delito por estafa y blanqueo de dinero es lo que lleva a la protagonista a estar entre rejas, donde en esta ocasión no se cruzará con su expareja, pues es un hombre.

También el resto de presas, si estudiamos sus perfiles uno a uno, se identifican con los de la serie americana, al igual que las tramas interiores donde los encuentros sexuales entre las condenadas, los pactos con los funcionarios y el terror que infundan las reinas del cotarro se repiten en este 'Vis a vis'. Claro que se queda lejos de alcanzar ese nivel de sarcasmo y realismo que impregna 'Orange is the new black', clave para que haya roto esquemas entre el público al enfocar una historia, que sólo podía entenderse desde el drama, con ese sentido del humor negro y picante.

Ferreiro también empieza con el mal pie con el que comenzó Chapman, su accidentada adaptación hasta aprender la metodología de la prisión y las reglas que allí valen fue una lección dura que hasta ahora Macarena trata de asimilar, aunque su interpretación no brilla tanto como el de otras compañeras suyas de reparto, más espontáneas y naturales. Pero al igual que Piper, veremos evolucionar mucho a su personaje, pues ella está también destinada a endurecer su personalidad a base de los golpes que le vayan dando.