Todo parece estar preparado para la emisión, el día 21 de junio, de la segunda temporada de True Detective, mini serie de la HBO que ha constituido un hito para las producciones televisivas, destacando como pocas en medio de un verdadero océano de Series que cada día aumenta de número, fans y, por supuesto, calidad. Que de entre todas haya una especialmente recordada y admirada, cuyos aplausos hayan confluido en la luz verde para una segunda parte de la compañía que produjo la primera es el mayor logro para todos, su creador, Nic Pizzolatto, y sus seguidores.

Y es que en la que acabó en marzo de 2014 abre y cierra un caso, turbio, complicado, que lleva 17 años de investigación resumidos en ocho capítulos que recorren los primeros pasos de los detectives al cargo, Rust Cohle y Marty Hart en unos flash back situados en el interrogatorio para esclarecer los datos acumulados, y concluye en un presente que los ha devastado a ambos.

Por lo tanto, no hay más motivo para rodar una segunda temporada que la petición por aclamación de que se haga.

Y se ha hecho, y ya tenemos un trailer de lo que nos espera. No volveremos a ver a Matthew McConaughey ni a Woody Harrelson en ella, impecables intérpretes en buena parte culpables del éxito que nos ha traído hasta la secuela, pero sí podremos comprobar hasta qué punto Colin Farrell, Vince Vaughn y Rachel McAdams serán capaces de enfrentarse a la corrupción en la ciudad de Los Ángeles. Nuevos capítulos, nuevas tramas, distintos actores y localizaciones.

Lampedusa, el protagonista de El Gatopardo, de Luchino Visconti, decía que "hay que cambiarlo todo para que todo siga igual" y eso es precisamente lo que nos espera en True Detective 2, otra investigación resuelta con la misma fuerza dramática e inteligencia narrativa a la que Pizzolatto nos ha acostumbrado.

Vídeos destacados del día

Por las imágenes vistas hasta ahora se adivina una progresión importante en cuanto a la estética: una fotografía más oscura que la que presidía la ya conocida, y un ambiente un tanto más desasosegante que en aquella, si es que tal cosa es posible. 

Lo que también sería de desear, además del mantenimiento de la calidad, es que la banda sonora de la serie fuera tan buena como la selección musical de la que estaba situada en Louisiana, y que la cabecera no bajara el listón de la que acompañaba al tema Far from any road, de The Handsome Family, una obra maestra del diseño gráfico que nos introduce en ese mundo retorcido en el que Cohle y Hart se ven obligados a internarse y del que ni ellos ni nosotros salimos indemnes.