Hay Crisis en el paraíso. Y es que parece ser que, aunque Taylor Swift es una mujer muy afortunada en el terreno profesional, la suerte no sonríe a la artista estadounidense en el ámbito privado. A la rubia que interpreta el exitoso tema "We are never ever getting back together" no ha salido de sufrir un grave problema y ya se le avecina otro.

El grave problema al que se acaba de hacer mención y que viene sufriendo la artista últimamente es la enfermedad de su madre.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Andrea, de 57 años, se enteró durante las pasadas Navidades de que tiene cáncer, algo que comunicó hace unos días la artista, pidiendo a su vez respeto e intimidad. Así, no ha trascendido de qué tipo de cáncer se trata ni tampoco ningún detalle sobre el tratamiento al que la mujer será sometida.

Esta noticia ha preocupado y está preocupando mucho a la artista, como es natural. Sin embargo, Andrea quiso darle una sorpresa a su niña y el otro día entregó un premio a Taylor durante la ceremonia de los American Country Music Awards en reconocimiento a su exitosa carrera. Además, la madre de Swift aprovechó para leer un emotivo discurso dedicado a la cantante.

Pero, como hemos indicado anteriormente, éste no es el único problema de gravedad que se le viene encima a Taylor Swift, y es que resulta que, según la publicado la revista Heat en función de las declaraciones de una fuente anónima, se le avecinan problemas muy serios con su actual novio, Calvin Harris. La pareja lleva no mucho tiempo disfrutando de una romántica relación que podría estar llegando a su fin por culpa de las mascotas de la de Pennsylvania.

Vídeos destacados del día

Al parecer, hace unos días, el disc jockey, de 31 años, se quedó a dormir en casa de la cantante, de 25 años. Lejos de ser una romántica estancia de una pareja que está empezando un romance, Calvin Harris se pasó la noche estornudando y sufriendo una fuerte congestión, por lo que dormir junto a su novia no fue de color de rosa. Esto se debería a una alergia que sufre el DJ cuando hay felinos presentes.

Taylor Swift acostumbra a dormir en la cama con sus amadas gatitas, Olivia Benson y Meredith Grey, por lo que la mala experiencia de la noche desembocó en una discusión entre ambos. De hecho, dicen que ahora Calvin prefiere dormir en su casa de Los Angeles o bien en un hotel, pero bajo ningún concepto en casa de su chica. ¿Encontrarán solución a este problema tan inesperado?