Como cada año, los premios británicos a la Televisión en el ámbito nacional e internacional han anunciado sus nominados para este año. Los premios, que se entregarán el 10 de Mayo, premian lo mejor de la televisión.

Enamorada de muchos de los contenidos de nacionalidad británica, gracias a estos premios he descubierto nuevas series que, cuando por fin las he terminado de ver, he agradecido en gran medida. Gracias a series como "Sherlock" (cuyo protagonista esta nominado este año a mejor actor), "Doctor Who" o "Downton Abbey", he mejorado el inglés que ya de por sí, era de nivel medio-bajo y he llegado a reírme con muchos de los chistes que los programas anglosajones emiten en cadenas como BBC e ITV.

Puedo decir sin lugar a dudas que la cultura televisiva de la audiencia británica tiene muchos contrastes con la nuestra, que los contenidos que en España se emiten tienen corrientes de países como Italia (Telecinco es un gran exponente de ello) y que los formatos que se emiten aquí tienen una duración mínima de una hora, sin contar con las pausas publicitarias. Mientras que en Gran Bretaña, cadenas como BBC no interrumpen sus contenidos con el último anuncio de jabón de manos o el coche más seguro del mundo. Sus contenidos se emiten sin parones y así evitan al gran zapping. Además, la duración de las series allí ronda como máximo los 45 minutos, con excepciones de la ya mencionada "Sherlock" cuya duración de cada episodio asciende hasta la hora y media, pero con duración en cada temporada de tres episodios.

Vídeos destacados del día

No digo que las series allí sean mejores que las de aquí, sino que la distribución de elementos como la publicidad a lo largo de la parrilla televisiva mejoraría como la gente percibe esa serie, menos interrupciones durante un contenido evitan que la audiencia se marche a otro canal con otro contenido.

Series como "El Ministerio del Tiempo" pueden permitirse triunfar en la noche de los lunes porque se emiten en un canal (La 1 de TVE) que se deshizo de la publicidad en formato anuncio hace años, pero creando publicidad con el propio atrezzo exhibido durante la emisión de la serie. En definitiva, muchas veces la publicidad puede estropear un a noche tranquila de series de televisión.