Ya hace tiempo que los dos protagonistas de la exitosa saga de vampiros "Crepúsculo", cuya creadora es la escritora Stephenie Meyer, pusieron punto y final a su relación sentimental de más de 3 años a causa de la infidelidad de Kristen Stewart a Robert Pattinson con quien dirigía la película en la que en aquel momento trabajaba la actriz, Rupert Sanders. Aunque Robert ofreció una oportunidad a la que era su novia que ésta quiso y luchó por aprovechar, el londinense, que actualmente tiene 28 años, no consiguió recuperar la confianza que tiene que reinar entre cualquier pareja. Por ello, él dejó a Kristen definitivamente.

Desde hace menos de un año, Robert Pattinson mantiene un noviazgo con la que hasta hace poco era una cantante desconocida, FKA Twigs, de 27 años, y desde entonces el británico ha vuelto a recuperar la sonrisa y la esperanza tras su mala experiencia con quien diera vida a Bella.

De hecho, tan enamorado está el actor que incluso ha regalado una anillo de compromiso a su novia. A día de hoy, los dos británicos están muy enamorados y dispuestos a pasar por el altar. 

Aunque es todavía desconocida la fecha de la boda de Robert Pattinson y FKA Twigs, lo que sí que el actor manifestó recientemente es que uno de sus deseos es que su exnovia acuda a presenciar el enlace matrimonial. Sin conocer todavía la respuesta de la actriz a esta invitación, el portal Hollywoodlife.com ha publicado las declaraciones de una fuente cercana a los actores en las que se revela que el que fuera Edward Cullen en la gran pantalla invitó a Kristen Stewart a pasar tiempo juntos en el Festival de Coachella.

El actor quería aprovechar el momento para presentar a las dos chicas: Kristen y FKA Twigs.

Vídeos destacados del día

Pero la reacción de la primera ha sido un "no" rotundo, pues parece que, aunque ha sido relacionada con una amiga en las últimas semanas, no ha conseguido olvidar al londinense todavía, por lo que verle feliz y enamorado junto a otra mujer con la que además se ha comprometido y quiere tener hijos, solo la haría sufrir más aún si cabe. En base a esta negativa, se puede intuir que tampoco está dispuesta a asistir a la boda de su ex.