Para la noche de este viernes, Sálvame Deluxe había planteado un polígrafo en pareja con Kiko Matamoros y Makoke como protagonistas. Las preguntas y las discusiones iban a estar centradas en la próxima boda de la pareja y en conocer si esta era una boda auténtica o, si por el contario, se trataba de un montaje para hacer caja.

La reciente portada de Kiko y Makoke en Interview había abierto una cierta polémica, avivada por el propio Sálvame, sobre si el colaborador del programa ha puesto en marcha la máquina para hacer dinero a base de portadas, reportajes y exclusivas.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

En el ánimo del polígrafo también estaba resolver esta cuestión.

Durante el Sálvame diario también se habían anunciado una atracción añadida a este polígrafo, donde según Paz Padilla, Kiko iba a mostrar "su palito del amor".

La entrevista inicial, prevía al polígrafo, resultó bastante agitada y Kiko Matamoros reprochó a sus compañeros sus opiniones sobre el negocio de la boda y de la portada de la revista. Incluso les acusó de machistas y de discriminación, ya que las portadas de Interview de otras colaboradoras, como Belén Esteban o Terelu, no habían tenido las mismas críticas.

En cuanto al polígrafo todo iba más o menos normal. Preguntas, como si Makoke se seguía sintiendo atraída por Kiko o si este se casaba con su amada por hacerla feliz, fueron contestadas con bastante sinceridad por la pareja. Otra, como si Kiko invitaba a Olvido Hormigos a su boda para fastidiar a Belén Esteban fue contestadas con menos sinceridad y demostraba que el novio prefiere no ver a la de Paracuellos en su boda.

Sin embargo, y ya para el final del polígrafo, una decisión del director y de la cúpula del programa rompió con la dinámica de este.

Vídeos destacados del día

Jorge Javier Vázquez anunciaba frente a una foto de una reunión de la Cúpula del programa con Conchita, la del polígrafo, que había tres preguntas, que por el bien de la pareja, no iban a ser formuladas.

Para ello, y de repente apareció en el plató una maquina de destruir documentos y Jorge Javier preguntó al director si debía formular las preguntas o destruirlas. Despues de una larga conversación, la cúpula no dejó leerlas y las preguntas fueron destruidas. Ante esta acción Makoke, pero sobre todo Kiko, rompió en cólera.

Su "cabreo" era evidente y en el plató se empezó a especular sobre cual serían las preguntas. Tanto Kiko como Makoke apuntaban a que podrían ser las preguntas sobre si estaban enamorados uno de otro. Sin embargo, reconocían que era absurdo no formular estas preguntas incluso aunque el resultado del polígrafo no fuera el esperado.

La cúpula insistía en que no se hacían las preguntas para protegerlos, pero entonces Kiko, muy acertadamente, les indicó que si querían protegerlos se podrían haber ahorrado todo este paripé.

La reacción de Kiko no se hizo esperar, visiblemente afectado y a punto de romper a llorar declaraba públicamente "hoy no me siento orgullosos de trabajar en este programa". Y después de pedir perdón abandonó el plató sin retorno.

Al final los telespectadores se quedaron sin saber cuáles eran las polémicas preguntas y con el enfado, el prometido desnudo integral de Kiko pasó inadvertido. Si estuviéramos en un entorno serio, la actuación de la cadena sería criticable; sin embargo, no extrañaría nada que todo fuera un montaje para crear contenidos para la semana que viene.