Hace unos meses, saltaba la noticia: Cristiano Ronaldo, la estrella del Real Madrid, e Irina Shayk, la modelo que había sido su novia durante los últimos cinco años, anunciaban una ruptura que nos pillaba a todos por sorpresa. Inmediatamente después de hacerse público el final de su relación, comenzaban las especulaciones de todo tipo.

Mucho se ha hablado desde entonces de si hubo o no terceras personas por parte de cualquiera de los dos, si la crisis ya se venía arrastrando durante mucho tiempo, e incluso algunos medios llegaron a resucitar ya la vieja polémica en torno a la sexualidad del jugador de fútbol. Sea como fuere, y tres meses después, parece que las aguas han vuelto a su cauce y la separación entre Irina Shayk y Cristiano Ronaldo es un hecho asentado.

Así que ahora toca que cada uno rehaga su vida por su lado, y parece que Irina Shayk es la que mejor encaminada va. Hace unos días fue vista junto al actor de moda en Hollywood, Bradley Cooper, en compañía del cual asistió a un pase de la obra Finding Neverland en Broadway. Desde entonces, todos los medios estadounidenses han tratado de confirmar si entre ellos existe un romance o se trata solo de una amistad. En cualquier caso, no cabe duda de que hacen buena pareja, y además, Irina Shayk encaja perfectamente en el perfil de mujer que le suele gustar al actor, que hasta el pasado mes de marzo estaba saliendo con otra modelo, Suki Waterhouse.

Según cuentan los tabloides americanos, Cooper incluso estaba planteándose sentar la cabeza definitivamente con Waterhouse y pedirle matrimonio, pero el comportamiento de ella durante los últimos meses terminó echándolo para atrás y haciendo que él y sus allegados se plantearan si la modelo no estaría metiéndole en la cabeza ideas de matrimonio solo para aprovecharse de su fama.

Vídeos destacados del día

Y es que, según parece, la ya ex del actor no solo lo abandonó en el estreno de su última obra de Broadway, que no fue a ver, sino que en San Valentín también prefirió irse de fiesta con sus amigos antes que estar con él. ¡Pobre Bradley! Seguro que Irina, sean amigos o algo más, le ayuda a superar la ruptura.