Los cuatro días de vacaciones que la mayor parte de los españoles que tienen la fortuna de tener un empleo pueden disfrutar durante Semana Santa (si no son más días en el caso de algunos, como niños y profesores), suelen ser aprovechados por la mayoría de ellos para salir e irse lejos de su entorno habitual. La gente busca recargar las pilas y evadirse en sus lugares de origen, en la playa, en la montaña, en un pequeño pueblo, en otra ciudad, en otro país...

Pero el descanso y la felicidad no se basan en esas escapadas que tanta gente ansía, no. Y si no que se lo pregunten a la Familia Casillas Carbonero, cuyos miembros han optado por disfrutar de estos días de descanso en el mismo Madrid.

Tanto el jugador del Real Madrid, Iker Casillas, como su chica, la periodista de Mediaset Sara Carbonero, han preferido quedarse en la capital española para sacar partido a las pocas ocasiones que hay de poder moverse por una ciudad como Madrid con menos gente de la que estamos acostumbrados.

Además, aprovechando el buen tiempo del que los que han estado en la ciudad han podido disfrutar, la pareja ha decidido llevar a su primogénito, Martín, por puntos de interés que estaban deseando poder enseñarle.

Los tres miembros de esta bonita familia tuvieron la oportunidad de sentarse en una terraza del madrileño barrio de Malasaña para tomar algo con tranquilidad, pese a que el lugar estaba más lleno que vacío de gente. Una fotografía del momento ha sido compartida por el guardameta merengue en su Instagram.

Vídeos destacados del día

Por su parte, Sara Carbonero ha querido reflejar en su blog "Cuando nadie me ve" lo bonito que es poder disfrutar de la familia sin tener que irse lejos para relajarse. Además, la periodista deportiva de Telecinco ha mostrado una fotografía tomada, parece ser, en la Casa de Campo, en la que aparecen su marido y su pequeñín dando de comer a los patos del lago. Sin ninguna duda, una bonita estampa familiar que irradia paz y ternura. Ahora, toca volver al trabajo y desear que puedan repetirse pronto momentos como los ya vividos.