La polémica es la sombra de la cantante Sia. La compositora australiana se hizo mundialmente famosa cuando escogió como alter ego para sus videoclips a una niña que apenas llegaba a los dos dígitos de edad, por mucho que fuera para entonces una bailarina conocida en Estados Unidos por haber participado en el reality infantil Dance Moms.

Maddie Ziegler, sin quitarse la peluca rubia que caracteriza a la cantante, se metió en la piel de una chica alcohólica para Chandelier, en la de la pareja mal avenida de Shia LaBeouf en Elastic Heart, y en una joven agobiada por lo que siente en el único plano del que está compuesto Big Girls Cry, el trabajo que cierra la trilogía.

Anuncios
Anuncios

Acabado entonces el trío de excelentes vídeos, el último de los cuales se ha lanzado este mismo mes, Sia no detiene su creatividad y estrena muy rápidamente uno nuevo, en esta ocasión para el sencillo titulado Fire meet gasoline, en el que ha cambiado a su chiquilla fetiche por la modelo alemana Heidi Klum.

Y una vez más la polémica la persigue: por no aparecer en sus vídeos, por utilizar, entre comillas, a la pequeña Maddie como pareja del protagonista de Transformers, rozando o directamente cayendo en la pederastia, y ahora por el vídeo con contenido altamente erótico que ha rodado con Heidi y uno de los intérpretes de Juego de Tronos, Pedro Pascal.

Heidi Klum y Pedro Pascal en un momento del vídeo
Heidi Klum y Pedro Pascal en un momento del vídeo

Se trata de una historia de amor con reminiscencias a Bonnie and Clyde contada a base de flashbacks y situada en distintos escenarios de entre los que destacan el coche, absolutamente clave para entender la decisión que ambos toman, y la cama, en la que tiene lugar el apasionado encuentro al que tanta tinta se le está dedicando.

Quien viera la extraña, y muy mal recibida, película de cine negro dirigida por Ridley Scott El consejero, recordará la escena inicial con Michael Fassbender y Penélope Cruz bajo las sábanas, un retrato íntimo de pareja que Scott rodó con un gusto exquisito, el mismo en el que Francesco Carrozzini parece inspirarse para fotografiar, con acierto, a esta otra.

Anuncios

La ternura derrite la pantalla mientras el fuego consume el caparazón que los cobija.

Una gozada estética que en ocasiones parece adentrarse en lo más bello de la filmografía de Terrence Malick para envolver uno de los grandes temas de ese genio de la Música que es Sia, una mujer a la que se ha comparado con Lady Gaga a la hora de encadenar escándalos, pero a la que podemos encontrar realmente lejos del estilo de la intérprete de Alejandro, mucho más incisiva en su mensaje.

Sia no esconde su descontento con los problemas de la sociedad y aunque utilice elementos llamativos para hacerles frente, está claro que su intención es la de poner el acento en el arte como medio para alcanzar dicho fin, no la de dispersar el fondo, la denuncia, en el ataque a la forma. Y si nos planteamos que es arte lo que domina sus obras, nos enfrentaremos a ellas con otra cara: la de quienes están dispuestos a dejarse llevar y disfrutarlas.

Anuncios

Haz clic para leer más y mira el vídeo