Juego de Tronos, la serie de HBO, ha reinventado el género de fantasía en Televisión. Ahora, en su quinta temporada, que es estrenó el domingo 12 de abril, continúa reuniendo a millones de personas en todo el mundo y de todos los ámbitos. En la serie hay de todo: muerte, amor, familia, batallas épicas, dragones...

Pero hace diez años, David Benioff y D.B. Weiss eran solo un par de personas que se habían enamorado de los libros de George R.R. Martin. Un día comieron con él en un restaurante de Hollywood y ganaron los derechos para convertir la serie de libros en serie de televisión.

Pero el principio no fue nada suave.

En primer lugar, los libros son muy largos y las historias contienen muchas tramas y muchos personajes, por lo que se las consideró imposibles de producir. Ellos explican que estaban tan enamorados de Juego de Tronos que no hicieron caso de las opiniones negativas.

Además, estaban seguros de que el género de fantasía es el género más triunfador, y usaron los ejemplos de El Señor de los Anillos y Harry Potter. Ellos encontraron tan potentes las novelas que se dijeron que si conseguían reproducirlas, la gente sería adicta de la serie.

En aquel primer encuentro con el autor de las novelas, la conversación comenzó en el almuerzo y terminó después de cenar. Ellos demostraron a Martin que eran amantes de los libros y que querían respetarlos.

Cuentan que el autor les hizo preguntas minuciosas, la última de las cuales fue la cuestión de los padres de Jon Snow. No están realmente seguros de qué habría pasado si hubieran respondido mal la pregunta pero piensan que lo habrían conseguido de todas formas, porque lo importante era el amor que demostraban por la serie.

¿Piensas perderte estas noticias?
Pincha en el botón de abajo para mantenerte actualizado sobre las noticias que no te puedes perder, tan pronto como ocurran.
Televisión Series

Sin embargo, las cosas no fueron todo lo bien que estaban planeadas, ni cuando ya estaba hecho el trato con HBO. De hecho, el episodio piloto tuvo que ser rehecho. Sobre esto, explican que cometieron errores muy graves en la narración de la historia. Durante meses temieron que el trabajo no saldría adelante en absoluto porque HBO consideró el proyecto como un error.

No obstante, los creadores recibieron una segunda oportunidad y ganaron la confianza de la cadena muy lentamente. Aprendieron de los errores del fallado episodio: encontraron la clave para transmitir la información de la historia de la mejor manera para el espectador.

Cuentan que la temporada primera se estrenó sin que HBO tuviera confianza en cuáles serían los resultados.

En la siguiente parte (Hablan los creadores de Juego de Tronos II) explicamos cómo afrontan la relación entre los libros y la serie, en qué se basan los creadores para realizar los cambios y qué futuro espera a la serie.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más