Es indudable que lo que mueve las masas y aumenta la audiencia hasta límites insospechados son los famosos concursantes que residen, tanto en Cayo Paloma, como en Isla Privilegio. Aunque no podemos menospreciar a la gente que hace que este programa se desarrolle sobre los cauces necesarios para presentarlo al espectador como un Reality apetecible y espectacular.

Ya hablamos en otra ocasión de el guionista de Supervivientes 2015 Toni Bertrá, y en esta ocasión, gracias a @FormulaTv, podemos contar con las palabras de Pedro J. Rivera, productor ejecutivo del programa. Nos comenta que todo el equipo que está en Honduras se cuantifica en 200 personas, de las cuáles, la mayoría son españoles e italianos, le siguen unos 60 hondureños y, en menor medida, siete dominicanos.

El productor también afirma que el 80% del equipo se mantiene de edición en edición y eso hace que las cosas sean más rápidas y sencillas.

Honduras tiene fama de no dar muchas facilidades a la hora de hacer ciertas cosas en su tierra, pero según nos cuenta Pedro, no han tenido ningún problema, es más, pudieron hacer todos los trámites burocráticos desde Madrid, a falta de la firma que se rubricó en tierras sudamericanas.

Rivera dice que se lo han puesto muy fácil y, ante la pregunta del compañero sobre la seguridad en aquellas islas, comenta que toman sus precauciones, pero que nunca han tenido ningún tipo de problema en ese aspecto.

En cuestión de comunicaciones nos relata, que tienen puestos 4 kilómetros de fibra óptica, Playa Uva, Cabeza de León y Cayo Paloma están cubiertos de ésta manera.

Vídeos destacados del día

Nos comenta también que Cayo Timón está conectada a la red por un puente-radio, a través de él se mandan la información guardada en las tarjetas de memoria de las cámaras de vídeo hacía el hotel, dónde tienen el cuartel general de trabajo, allí editan, preparan las conexiones en directo y todo lo que concierne a producción y post-producción.

También nos comenta que hay muchas ediciones de Supervivientes de otras naciones funcionando en un espacio relativamente pequeño, pero lejos de ser un problema, es bueno, puesto que se ayudan entre ellos, además tienen comunicación constante para no entorpecer el devenir de cada concurso.