Cuando Carmina Barrios entra en escena no se puede prestar atención a nadie más. Su presencia es hipnótica, su personalidad arrolladora y su carisma innegable. Como ella solo existe ella, y se nota. Lo sabe, lo disfruta y nos hace disfrutar a todos. Es un torrente de energía con el que es imposible parar de reír.

Después de demostrar que como actriz podía hacerle frente a una de las mejores intérpretes de este país, su propia hija, María León, tanto en Carmina o revienta, su aplaudido debut en el cine, y más tarde en la secuela y punto y final a su personaje, Carmina y amén, la gran Barrios se ha pasado a la pequeña pantalla.

Anuncios
Anuncios

La serie más vista en Antena 3 en los últimos diez años, Allí abajo, una locura maravillosa en la que vascos y andaluces coinciden en un hospital y sus roces desatan las más disparatadas situaciones, la tiene a ella como estrella invitada. Interpreta a Luci, una de esas vecinas que no paran, que hablan contigo en tu piso o a través de la ventana.

La conocimos cuando Carmen, la enfermera sevillana que trata a la madre de Iñaki, se levanta para ir corriendo a atender a la paciente en coma que da lugar a tanto encuentro y desencuentro, y se topa en su propia casa con ella husmeando en la nevera en busca de huevos y atenta a las peticiones del patio de vecinas, que requieren café y lo que sea que Luci pueda encontrar allí.

Carmina Barrios en la serie "Allí abajo"
Carmina Barrios en la serie "Allí abajo"

Ese fue el inicio del segundo capítulo, y Carmina Barrios ya se había adueñado de la pantalla, como es su costumbre. Pero sus intervenciones no acabaron ahí, han continuado en el tercero, que ha sido visto por más de cuatro millones de espectadores, con un recital de actriz roba escenas desde la ventana que da al patio interior del edificio donde vive Carmen que es digno de recordar.

Las circunstancias han hecho que Iñaki vaya a parar como inquilino a la habitación que la enfermera tiene libre en su casa, y su estancia será lo más comentado del momento.

Anuncios

Por mucho que el joven vasco quiera ocultarse de las vecinas le va a ser imposible, y menos cuando unas bragas de Carmen, una vez acabado el tiempo de la lavadora, se le caen al chico al ir a tenderlas. La discreción no es algo que caracterice a las vecinas y hasta una caña de pescar se verá involucrada en la escena.

Queda todavía mucha temporada por delante y el personaje de Luci puede arrancarnos una buena cantidad de carcajadas. En un actor tan importante es lo que dice como la manera que tiene de decirlo, y para Carmina Barrios tal circunstancia se acentúa, porque desde el momento en que descubrimos su arte en la cocina de su casa en Carmina o revienta supimos que de ahí en adelante, allá donde hubiera una cámara grabándola iba a generar miles de aplausos.

Haz clic para leer más y mira el vídeo