Mediaset y Magnolia, productora de Supervivientes 2015 en su edición española, están intentando lo imposible para conseguir que Belén Esteban se convierta en la última concursante de su Reality show estrella para esta primavera. Tanto es así que ambas trabajan para que, si no es finalmente así, como parece que sucederá al final, la colaboradora estrella del canal de Fuencarral sí que participe como comentarista especial de la nueva edición de este concurso de tele realidad, a falta de que pudieran arrancarle el sí quiero para la próxima edición de 2016.

Y es que la presencia de la Princesa del Pueblo en antena, tras su paso por la casa de Guadalix de la Sierra en Gran Hermano VIP 3, se ha revelado como un auténtico filón en términos de audiencia, lo que ha llevado a las productoras de este tipo de formatos a ofrecer cantidades ingentes de dinero a la de Paracuellos para que acepte formar parte de sus distintos elencos.

De momento, la Esteban disfruta de unas merecidas vacaciones antes de incorporarse en su horario habitual a las emisiones de Telecinco, donde la cadena espera convertirla en la gran colaboradora, tertuliana o comentarista de Supervivientes 2015. Una vez Mila Ximénez parece que se cae definitivamente de la lista de los dieciocho 'robinsones' que tratarán de sobrevivir de la mejor forma posible en la isla perdida de Honduras, falta por conocer si la dirección de Supervivientes busca una nueva cara para sustituir a la periodista o si finalmente deciden dejar en blanco su lugar.

Que nadie tenga ninguna duda de que Magnolia tratará de convencer a Belén Esteban, pero justo después de haber tomado parte en un reality y el alto costo que este ha tenido para ella en términos de imagen, la de Paracuellos seguro que prefiere ver los toros desde la barrera.

Vídeos destacados del día

Eso sí, sin mermar sus ingresos ni una pizca. La quiera o la odie, lo cierto es que la audiencia sigue siguiéndola muy de cerca. Algo que saben de primera manera en Telecinco, donde seguirá reinando en las tardes de entre semana y las noches de los viernes.