Fin de semana de lo más tórrido el que hemos podido vivir en el encierro que tiene lugar en la casa de Pirque. Los besos y los cuernos han corrido como si se tratase de San Fermín. Desde luego que nadie puede decir que la entrada del nuevo trío, aunque haya sido de manera eventual, no está dando juego desde su llegada al nido. Especialmente una Melina que ha entrado con ganas de guerra y que, si en un inicio besó a Pedro, ahora no ha dudado en buscar a Leandro para hacer lo mismo.



Después de pasar muchas horas juntos desde la entrada de la jote a Amor a prueba, parece que entre los dos ha surgido algo de química y, como no, de atracción física, que ha acabado como tenía que acabar, con un beso de película surgido a la luz de la luna.



Ojo porque estos no han sido los únicos que han decidido unir sus labios mientras esperan la cercanía de la gran final, a tenor de lo que ha sucedido con la última visita de Karen a la casa.

Esta decidió llevar una actividad de lo más "hot" que provocó muchos besos entre jotes y joteados desatando una tormenta perfecta de celos en alguna pareja.



En este sentido, lo más destacable fue que Tony se acercó a Oriana para plantarle un beso de 30 segundos a la que fuera su pareja ante un Álex impertérrito. Mucho jaleo dentro de la casa y más aún en unas redes sociales que no dejan de criticar a la española.



Matías, más desconcertado que nunca dentro de la casa, y una vez ha descubierto que hay vida más allá de Eugenia, no dudó en aprovechar la oscuridad de la noche para besarse con todo con Liz, en una prueba más de que su relación con Euge está hundida.



Además de estos líos, Hernán lo intentó con otra de las nuevas, Aynara, que llegó al encierro con pareja, y Pedro le comentó a Romina que debía temer a una de las chicas nuevas ya que empezaba a surgir algo entre ambos, en un comentario que sentó como un tiro a la que hasta ahora ha seguido siendo su novia.

Vídeos destacados del día

Parece que se viene un final de fiesta de lo más entretenido y con muchas más infidelidades en el camino. A ver quién se lo pierde.