Los nervios están a flor de piel. Cada vez queda menos para la gran gala de Eurovisión, donde se enfrentarán a un "duelo" musical países europeos y no tan europeos. Será el próximo 23 de mayo cuando podremos disfrutar de nuestra representante en el certamen, Edurne y, después de haber podido conocer la canción que nos representará y cuál será el videoclip, solo nos queda la vestimenta de la muchacha. A pesar de ser algo que se mantiene en el más estricto de los secretos, la ex triunfita nos ha dado algunas pistas.

Pocos son los detalles que tenemos actualmente, y es que hace solo unos días Edurne acudió a Barcelona para reunirse con José Fuentes, que se encargará de diseñar el vestuario para esta edición de Eurovisión.

La cantante no puede decir más que tiene plena confianza en él, y en cuanto a algún detalle hemos podido conocer que estará inspirado en el estilo de los años 70 y que se ha marcado el vestido negro que luce la chica como uno de los favoritos, por lo que probablemente podría estar basado en este.

José, además, ha querido hablar también de la muchacha, asegurando que es comparable a una esponja ya que se queda con cada una de las opiniones que dan los demás. Como peticiones de Edurne, ella solo pide que sea cómodo y poder así tener una mayor libertad de movimiento durante su puesta en escena. No considera, además, que el vestido vaya a ser la gran sorpresa, ya que el único efecto sorpresa va a venir de la mano de nuestra representante.

No te pierdas su gran momento. Ya se ha confirmado que el ensayo será el 17 de mayo a las 11.00 y que su aparición tendrá lugar en el Wiener Stadthalle, en Viena.

Vídeos destacados del día

En cuanto a la segunda parte del ensayo se refiere, tendrá que esperar tres días más tarde.

Todo se está preparando para que no pierdas ni un solo detalle: plataforma circular con un suelo formado por una pantalla de LED y 1.288 pilares de iluminación. Acudirán al evento 16.000 afortunados y se estima que la audiencia potencial será de más de 150 millones de telespectadores, ¡suerte España!