Sara Carbonero ha disfrutado de un fin de semana de lo más agradable. Y es que lo ha aprovechado para recordar, nostálgica, momentos vividos durante su infancia: ver tejer a su abuela o disfrutar de la risa de su hermana mientras no dejaba de hacerla cosquillas. Incluso se le han venido a la cabeza las dotes culinarias de su madre, algo que ha motivado a la novia de Iker Casillas a atreverse a preparar un plato que le encantaba de pequeña: La Quiche Lorraine, una especie de tarta salada, según cuenta Sara en su blog de Elle "Cuando nadie me ve".

El resultado de esta experiencia en la cocina ha debido de ser bastante bueno, pues la periodista deportiva, de 31 años, ha publicado la lista de ingredientes y el modo de preparación de la misma, incluyendo fotografías de cada paso de la elaboración. Esta es, sin duda, una de las facetas favoritas de la toledana, ya que no es la primera vez que muestra su pasión por la cocina en las redes sociales o en su blog.

También, Sara Carbonero se ha acordado de los viajes que realizaba a Madrid junto a sus padres y a su hermana para pasear y hacer visitas a familiares y amigos.

Es entonces cuando a Sara se le han venido imágenes de su rincón favorito de la capital: la Plaza Mayor y su Arco de Cuchilleros, mientras se perdía por Madrid con su hijo, el pequeño Martín Casillas Carbonero. La famosa periodista, no dejando de fijarse en las ocurrencias y reacciones de su niño, no ha podido evitar añorar los momentos en los que era ella quien veía el mundo desde el punto de vista que hoy Martín lo hace.

En esta ocasión, Sara ha expresado la pena que siente por no poder revivir momentos del pasado, reflejando en su escrito lo mucho que desearía poder convertirse en Martín durante unos instantes para sentirse de nuevo sorprendida por las cosas más pequeñas e insignificantes que nos rodean y que tan felices nos hacían en nuestra niñez.

Su fin de semana de morriña acaba recordando a Alejandro Sanz y los recuerdos que sus canciones le traen a la memoria. Pero, seguramente, lo mejor del post de Sara ha sido las imágenes que ha compartido, algunas en las que aparece su hijo Martín de su mano dando sus primeros pasos. Incluso refleja el naciente amor del pequeño hacia los animales en una fotografía en la que se muestra acercándose a un perro.

Ahora, tomemos nota de las conclusiones que saca la periodista, y es que, aunque ahora contamos con muchas más obligaciones y preocupaciones que cuando éramos unos niños, no podemos nunca de dejar de soñar y alcanzar nuestras metas, no podemos nunca dejar de ser felices y de disfrutar del presente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más