Anoche vivimos uno de los programas más tensos en la presente edición de Quién Quiere Casarse con mi Hijo. Los momentos de tensión se multiplican y los pretendientes no están dispuestos a abandonar el programa sin apurar sus opciones, caiga quien caiga.

Eso es precisamente lo que ocurrió con los pretendientes de Sandro, después de que este decidiera que Ra fuera el expulsado, tras haber empezado a conocer en su ciudad y en su entorno un poquito mejor cómo son sus candidatos conviviendo unos días en su casa.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Lejos de quedar ahí, darse dos besos de despedida y desearse suerte, como los buenos fariseos de QQCCMH espetan cuando su pretendido les golpea con la bota amablemente el trasero, Rá prefirió hacer buena la frase aquella de: "Para lo que me queda en el convento, me meo dentro".

Dicho y Hecho.

Después de acercarse para darle dos besos y emprender el camino de vuelta a su casa, este no dudó en confesarle lo que ya le había comentado anteriormente a Joss en privado, que él y Vicente habían estado liados desde la primera gala.

Una noticia que dejó en shock a Sandro dejándolo helado hasta que decidió hacer de tripas corazón, despedirlo, y empezar a pensar que ésta podría ser una táctica para desestabilizar a Vicente y a él mismo tras haber perdido el pulso con sus compañeros en su lucha por el corazón de Sandro.

Como era de esperar, Sandro no tardó en buscar a Vicente para comentarle lo sucedido exigiendo la verdad, recibiendo como respuesta la negativa a la totalidad de lo que Rá le había comentado, agregando que lo que tuviera que hablar con él lo haría detrás de las cámaras.

Vídeos destacados del día

Después de estos momentos de tensión, llegó el turno a otro de los más calientes de la noche. Este tuvo lugar en Berlín y fue provocado por otra confesión. La de Rocío a Sara en relación a la noche loca que acabó en más que besos de ella y Markus en la capital alemana.

Una noticia que descolocó a Sara y que, tras una pequeña crisis, le hizo activar el protocolo de abandono. Finalmente, este consiguió retenerla in extremis. Vaya noche.