A Marta Sánchez no le terminan de ir demasiado bien las cosas que digamos. No hace todavía ni siquiera un mes que la veterana cantante, de 48 años, regresó a España para presentar su nuevo disco, "21 días", en el que ha trabajado con una ilusión impensable y que le ha supuesto algo muy especial para ella y sus sentimientos, ya que ha sido ella misma la encargada de crearlo. Para ello, la madrileña se dispuso a plasmar en sus letras todos sus pensamientos, sus inquietudes, sus sentimientos y sus reflexiones, muy íntimos y personales.

Y más especial ha sido este nuevo álbum para la cantante porque lo desarrolló junto a la que ha sido su pareja en los dos últimos años, Daniel Terán, quien le ha ayudado a reflejar en él varios aspectos de su interior: amor, alegrías, desamor, tristezas, preocupaciones...

El aspecto negativo de estos meses de buenos momentos de la artista llegan acompañados de la inesperada ruptura de la relación amorosa que había entre ambos.

Si bien hace 8 meses se dieron una segunda oportunidad en una relación que habían dado por terminada, ahora parece ser que la ruptura es irreversible y ya no volverán a retomar su noviazgo bajo ningún concepto.

La primera vez que concluyeron su relación sentimental, ella se marchó a Miami huyendo de ese mal trago; de ahí viene el título de su nuevo disco, y es que fueron un total de 21 días los que ella pasó en la ciudad de Florida para recuperarse contando solamente con un colchón de Ikea y una sartén comprada en el supermercado.

A decir verdad, todas las canciones que componen el último álbum de Marta Sánchez las han compuesto juntos, por lo que dedicaron todo el tiempo que consideraron necesario para poder plasmar todo de manera que éste fuera más especial todavía si cabe.

Vídeos destacados del día

El problema que ha desencadenado este triste final ha sido lo difícil que les resultaba a ambos la convivencia, por lo que muy probablemente no haya un único culpable en esta ruptura, pues sería cosa de los dos.

Marta Sánchez, a la vista de esta difícil y dolorosa situación, ha decidido visitar a su hija para intentar asimilarla y superarla lo antes posible. Por su parte, el que ya es su ex, el diseñador Daniel Terán, ha optado por refugiarse en Palma de Mallorca para evitar sumergirse en la más absoluta tristeza. Desde aquí, les mandamos nuestro apoyo y les deseamos lo mejor a los dos.