Con la boca abierta. Así es como nos ha dejado el actor más deseado de España, Mario Casas, ante el cambio radical al que se ha visto sometido su pelo. Sin embargo, este cambio tan impactante se lo debemos a los compromisos profesionales del actor, de la mano de Álex de la Iglesia, director de la película "Mi gran noche", en la que Mario está participando.

El protagonista de "A tres metros sobre el cielo" se ha convertido en uno de los hombres más buscados del país, y levanta pasiones allá por donde va.

Anuncios

Por si fuera poco, su carrera no podría ir mejor y su trayectoria es imparable. De esta manera no es de extrañar la impresión de muchas fieles seguidoras de Casas cuando le vieron de tal guisa en las Redes Sociales interpretando el papel. Las fotos en primicia se las debemos, como no, al mismísimo Álex de la Iglesia.

Fue el director quien decidió compartir en sus cuentas personales distintas imágenes en las que Mario posaba muy divertido con sus nuevos "pelos". Es así como el actor de "Los hombres de Paco" se convierte en Adanne, cantante electrolatino y gran fan de Alphonso (de la mano de Raphael) al que da vida en la trama.

El chico decidió seguir la broma de su compañero escribiendo comentarios en las redes sociales en los que nombraba a Alphonso como su dios personal y toda su vida.

Tal ha sido el alcance de las fotografías que ya son virales en todo internet. Álex lo denomina como la última sensación en el mundo de la música, quien además rechazó su posible participación en el grupo musical "One Direction", dado que aseguraba que no era su estilo en absoluto. El éxito ha sido máximo, y como muestra se ha creado incluso un club de fans del que ya son muchos quienes no han dudado en hacerse fans.

Anuncios

"Mi gran noche" supondrá la vuelta de Raphael al Cine después de 40 años, y podremos disfrutar de personajes como Ana Polvorosa, Hugo Silva, Blanca Suárez, Pepón Nieto o Carmen Ruiz, entre otros. Sin duda, promete dar mucho de qué hablar, y provocará las risas de todo aquel que vaya a ver el filme ya que, según se ha comentado, durante los ensayos nadie podía parar de reírse.