En España el cambio al sintonizador TDT y, por consiguiente, el cese de las emisiones analógicas de Televisión tuvo lugar en el año 2010. Mañana martes será el último día para la resintonización y paso a la televisión digital, ya que a partir de dicha fecha los que no hayan sintonizado las frecuencias denominadas "definitivas" perderán dichos canales.

Desde octubre del año pasado los canales de televisión podían verse en dos frecuencias, pero a partir del 31 de marzo las viejas se apagarán instalándose las definitivas de TDT en su ubicación final.

Este cambio, conocido como dividendo digital, se produce para liberar frecuencias ocupadas por la televisión que pasarán al servicio de comunicaciones electrónicas.

Con este nuevo apagón se pretende dar mayor cobertura a las compañías de telecomunicaciones para que puedan ofrecer servicios de telefonía de alta velocidad o 4G al usar la banda de 800 Mhz utilizada por la tv, pero también se fomentará la expansión de la televisión en alta definición, con la existencia ya de cuatro canales en HD.

Desde la Unión Europea anuncian que es posible que se realice un segundo dividendo digital, desplazando la televisión a la banda de 700 Mhz para poder mejorar la cobertura móvil en ciudades rurales y poblaciones con gran densidad de habitantes. No será, por tanto, la última vez que el técnico antenista acuda a los hogares españoles.

Además, a raíz de una prueba realizada entre diciembre de 2012 y mayo de 2013 en algunas ciudades como Zamora, el Gobierno ha detectado interferencias o "afectaciones" entre las señales del móvil y la televisión.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Con este estudio, con el cual se han obtenido más de 14.000 muestras en 180 emplazamientos, constata que las anomalías técnicas producidas se deben a la saturación de los amplificadores, por lo que recomiendan la instalación de filtros en las salidas de la antena.

Según el BOE las compañías de telecomunicaciones tendrán la obligación de crear un Servicio de Atención al Usuario donde canalizar las quejas, y serán las responsables de subsanar dichas perturbaciones entre sus clientes.

Eso sí, su responsabilidad termina ahí, ya que la instalación correría a cargo de los usuarios, aunque el coste del filtro (50 o 60 euros) debería ser soportado por la compañía.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más