Raquel Sánchez Silva tenía la misión, ya en los años 2011 y 2014, de dirigir el Reality show de Telecinco "Supervivientes" desde el escenario caribeño que correspondiera. Para ello, la extremeña tenía que pasar en tierras americanas tanto tiempo como semanas durara el concurso, nunca llegando a alcanzar los 3 meses de duración total. Sin embargo, para esta nueva edición, que dará comienzo previsiblemente en el próximo mes de abril, la presentadora, de 42 años y viuda del cámara que conoció en su primera edición en Supervivientes, Mario Biondo, se va a ver obligada a no viajar a Honduras debido a su reciente embarazo de gemelos junto a su nuevo amor, Matías Dumont.

De esta manera, la plaza de presentadora en la propia isla se encuentra ahora mismo disponible. En los últimos días, sonaba con fuerza el nombre de la chica del piloto de Fórmula 1 Fernando Alonso, Lara Álvarez, pero parece ser que la muchacha no considera que éste sea el momento oportuno de aceptar tan suculenta oferta de Mediaset. Y es que recordemos que recientemente su novio asturiano tuvo un peligroso accidente en el circuito de Montmeló (Barcelona), y desde entonces ella no deja de atenderle y cuidarle para que el joven se pueda recuperar lo antes posible.

La periodista asturiana, de 28 años, ha analizado la propuesta que le ha hecho Mediaset tras dar por finalizada su etapa en el programa "Todo va bien", donde sustituía a la cantante Edurne. Y aceptar esa participación en Supervivientes implica no sólo pasar alrededor de 80 días lejos de casa y de su pareja, sino que, además, se vería obligada a viajar antes a América para preparar el comienzo del reality.

Vídeos destacados del día

Así, a la vista de la grave situación por la que ha pasado Fernando Alonso, cree inoportuno "desaparecer" de esa manera durante tanto tiempo.

Por su parte, Mediaset está estudiando diferentes candidatas para "hacer" de Raquel Sánchez Silva en la isla, mientras que también busca hueco para la extremeña embarazada en Supervivientes, aunque sea presentando el espacio junto a Jorge Javier Vázquez en el plató de Madrid, realizando de esta forma una labor distinta a la que llevaba realizando en las dos últimas ediciones del programa de supervivencia.