Como estamos en campaña electoral, no sólo por Andalucía, sino por las municipales y autonómicas de mayo, las catalanas de septiembre, las generales de no sé cuándo… los políticos ya están en su habitual carrera frenética, a ver si conquistan votos. No es de extrañar, los políticos debieron nacer intentando pedir el voto de su madre desde el útero para que nacieran.

Pues la anécdota que quedará durante algunos días después del último La Sexta Noche, donde yo he contado varias veces en este diario lo que vi como público, sé que cuando hay políticos como contertulios, es difícil destacar comentarios que no sean los habituales slogans de siempre, sus habituales recordatorios de cifras como un contable cualquiera, siempre positivos hacía su partido, claro, etc.

Esa anécdota es cuando Antonio Miguel Carmona, candidato socialista a la alcaldía de Madrid, se pone a enumerar varias Leyes o qué sé yo con maullidos, que hicieron reír al público, ya algo aburrido con tanta propaganda política. Ello surgió por que Alberto Garzón, de IU, había sacado algo referente a los gatitos, y Carmona tuvo un arranque humorístico y se le ocurrió aquello, que le hacía perdonar el desafortunado "Pim, pam, propuesta" de uno de sus mítines.

Digamos, mejor que Joaquín Reyes, que no acaba de despegar en El Intermedio, en donde sólo le tienen ya como imitador de políticos, a los que imita siempre con acento de Albacete, aunque sea Jordi Pujol.

Esto es casi lo mejor, pues las propuestas de todos los políticos presentes no pasaban del habitual repertorio de tópicos, del yo soy el mejor y los demás no valen, y había que estudiar las expresiones faciales de cada uno, siendo Pablo Casado, del PP, quien más competía por quien sonreía más, aunque parecía competir en sonrisas cínicas mucho más con el inefable Eduardo Inda, que levantaba la mano continuamente pidiendo turno, estilo llamando a un taxi.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Pero otro detalle del programa que dio que hablar fue la entrevista a Luis Roldán, ex Director de la Guardia Civil con Felipe González en el Gobierno, y al escritor Fernando Sánchez Dragó, ya que venían a presentar el nuevo libro del segundo, una novela de "No ficción" según él, sobre aquello que le pasó al primero. Una entrevista con interés, aunque en varios momentos a Sánchez Dragó, como es habitual, le pudo su habitual afán de protagonismo.

Su libro tiene interés, el género de Novela De No Ficción tiene como referente "A sangre fría" de Truman Capote, donde él recreaba el asesinato de la familia Clutter en 1959 y el proceso judicial a sus dos asesinos, que fueron ahorcados años después, pese a recurrir incluso al Tribunal Supremo.

Aquí, podemos destacar frases como que Luis Roldán tiró de la manta e impidió que Narcís Serra fuera el sucesor de Felipe González, recordando la corrupción en aquella época, que no tenía nada que envidiar a la de ahora.

Aparte, hubo la entrevista (grabada) a Jordi Évole por su nuevo programa de "Salvados", que promete interés por algo que desgraciadamente no se ha corregido en el Ejército, la falta de delicadeza hacía las mujeres soldados u oficiales por sus compañeros masculinos. Algo, vamos, que el cómic de Ivà "Historias de la puta mili" criticaba de manera simpática per sutil, con aquel inefable Sargento Arencibia que parecía un chusco (que ya es decir) antepasado de Torrente. Pronto veremos comentarios sobre el programa, próximamente en estas páginas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más