El nunca peor denominado: "eje del bien", se las prometía muy felices después de la salvación de su mandamás Belén Esteban la semana pasada; ésta, junto con Ylenia y Fede, estaban seguros de que España la había salvado, y se veían ya con pie y medio en la final. Pero nunca más lejos de la realidad, pocas horas después de la expulsión de Ares, salieron nominados tanto el italiano, como la de Benidorm, junto a la periodista Ángela Portero. Empezó una semana de acercamiento por parte de los gordis, quién sabe si un capítulo más de la estrategia que llevan protagonizando todo el concurso, e incluso llegaron a prometer una hora sin cámaras, por enésima vez, si ambos se quedaban.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Tras unas "emocionantes" votaciones, y la cuentas atrás de 40 minutos con ambos concursantes al 50%, la audiencia decidió que debía abandonar la casa Ylenia, esa concursante que creía que era una buena heredera de Sandro Rey, y presumía de adivinar todas las expulsiones de la casa, esta vez no vaticinó su propio fracaso.

Tras esta decisión de la todopoderosa audiencia, se abre la puerta de la otra interpretación que se podía dar a la salvación de Belén Estebán. Todo el mundo apostaba por un tongo, entre los que me incluyo, pero tras esta expulsión, cobra fuerza la teoría de que los telespectadores tan solo quieren castigar a la que por tanto tiempo ha sido su princesa del pueblo.

La expulsión de Ylenia se suma a las de Víctor Sandoval y el torero, haciendo que Belén Esteban se quede sola en la casa, después de que el público no haya atendido ni una sola de sus peticiones de expulsión. Ahora se queda sola con un Fede, que con su querida Ylenia en la calle, no sabemos que dirección tomará.

Estamos ante la crónica de una muerte anunciada: los abucheos, las críticas desde todos lados, la desobediencia de la audiencia que tanto la ha apoyado estos años.

Vídeos destacados del día

Todo el mundo pensaba que al igual que ganó 'Mira quien baila' sin saber bailar, también ganaría Gran Hermano sin saber convivir, pero las cosas han cambiado,... ¿Estamos ante la decadencia televisiva final de la princesa del pueblo más repudiada por la gente de a pie?