Hace unos días informábamos sobre la que podría ser una notable mejor de salud de la hija de Whitney Houston, Bobbi Kristina. Sin embargo, actualmente el panorama no es tan esperanzador. Recientemente fue sometida a una traqueotomía, pero parece ser que la chica no ha respondido como se esperaba ante los intentos de los médicos por sacarle del coma.

El equipo médico trató el pasado miércoles de hacer que la muchacha volviera a la conciencia, razón por la que decidieron retirarle algunos de los medicamentos, pero inmediatamente tuvieron que rectificar tras ver que Bobbi comenzaba a sufrir terribles convulsiones, lo cual ha supuesto claramente un paso atrás en su avance.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Tal y como una fuente ha confesado a la revista People, se ha creído una terrible conmoción entre la familia, ya que se habían formado muchas esperanzas en torno al tema, y el ambiente no podía ser más positivo.

De momento, solo queda rezar por Bobbi y esperar que un milagro haga que se recupere. La familia pide desesperadamente que todo el mundo rece por la chica, sin importar la religión a la que pertenezcan., y que envíen mensajes, deseos, oraciones o cualquier cosa que puedan aportar. De momento, solo se puede destacar el preocupante estado de salud en el que se encuentra la joven, aunque son pocos los detalles que se tienen sobre la situación real de la chica.

La CNN ha declarado que, conforme a la decisión tomada por el equipo médico, han considerado que mantenerla en coma es la mejor solución para evitar cualquier situación fatal que pudiera llegar a tener lugar. Otro brote de polémica ha surgido en torno a su novio, que no ha podido acudir finalmente a ver a Bobbi porque la familia le tiene vetada la entrada, razón por la que muestra su gran frustración en su cuenta personal de la red social Twitter.

Vídeos destacados del día

Por lo que ha afirmado el abogado de Gordon, la entrada del joven estaría vetada hasta que los hechos que ocurrieron la famosa noche queden esclarecidos. Parece ser que los problemas les vienen por todas partes últimamente a la familia.