Noticia bomba saltaba estos últimos días en el programa de Telecinco "Sálvame" y en la revista en donde trabaja su amigo y tocayo Kiko Hernandez "Qué me dices!", nada más y nada menos que el colaborador Kiko Matamoros, después de haber conseguido el divorcio con su exmujer, se casará después de 16 años de convivencia y una hija en común, con su pareja Makoke.

El manager de muchos Famosos y colaborador del programa de T5, se casará este verano 2015, después de haber pedido en matrimonio a su pareja arrodillado al lado de la Torre Eiffel, en un viaje más que romántico a Paris, según confirmaba el tertuliano en directo a todos sus compañeros y público en general.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

A su boda no acudirán todos sus compañeros, "Unos irán y otros no" afirmaba el colaborador. Para ello, el programa decidió hacer un juego para irles diciendo a cada uno de ellos, quien iría al enlace matrimonial y quien no, con las "invitaciones" y las "no invitaciones" que escribió Kiko de su propia mano y puño, e iría leyendo Paz Padilla.

Ejemplo tenemos que Rosa Benito, ex de Amador Mohedano, asegurando que entre los dos, se tienen cariño mutuo, fue la primera tertuliana en no recibir invitación, ya que su yerno le ha interpuesto una demanda.

Olvido Hormigos, si consiguió su invitación a la boda, algo que sus compañeras no aprobaron y vieron con buen ojo, pero que a Matamoros le había causado "simpatía" en su estancia en la casa de Gran Hermano Vip y había decidido invitarla.

Raquel Bollo, es otra de las colaboradoras sin invitación. Kiko se explicó diciéndola "Me puede salir muy cara una boda gitana de tres días". Bollo al saber que no estaba invitada, se puso a bailar gitaneo.

Lidia Lozano que tampoco está invitada, se entristeció al saberlo, ya que tenía bastante ilusión y se conocen desde hace muchísimos años.

Vídeos destacados del día

El motivo que dio Kiko Matamoros, es que la periodista "Es muy rata y da poco dinero a las bodas", aseguraba sonriendo.

Después del divertido juego, Kiko Matamoros, entre sonrisas, decía que estaba dispuesto a reflexionar sobra la decisión, por si había algún cambio de última hora.