Tanto Iker Jiménez como su esposa, Carmen Porter, son muy conocidos en el panorama televisivo y radiofónico nacional por sus programas sobre fenómenos inexplicables. No obstante, este que tratamos ahora sí que tiene un razonamiento lógico. Los famosos presentadores del espacio de Cuatro “Cuarto Milenio” salvaron la vida de un bebé de 19 meses en un conocido centro comercial de Madrid.

Según han contado los propios protagonistas de la historia en la emisión de su programa el pasado domingo, mientras se encontraban en un centro comercial en el popular Paseo de la Castellana de la capital de España, escucharon los gritos de auxilio de una mujer que pedía ayuda porque su hija se estaba asfixiando tras tragarse un objeto.

Ambos presentadores, ni cortos ni perezosos, se lanzaron a la ayuda de la mujer, realizando a la niña una maniobra de salvamento por asfixia que su pediatras les había enseñado y comentado. Este sencillo gesto sacó del riesgo a la pequeña y logró que no se produjese la desgracia.

Iker Jiménez denuncia la falta de educación e los niños para actuar en casos de emergencia

La razón por la que Iker Jiménez narró el caso en su programa, fue para denunciar y poner en tela de juicio el hecho de que no se enseñe a los niños técnicas de salvamento y actuación en casos de emergencia como este. Según dice el presentador, mostrar a los pequeños de 10 años o más cómo comportarse ante situaciones de riesgo es algo necesario. Reaccionar con conocimiento ante asfixias, quemaduras o electrocución entra dentro de la lógica, máxime ahora, con el Ministro de Educación nuevamente en el ojo del huracán por enésima vez ante la “divinidad del cosmos” o la supresión de la enseñanza de la biodiversidad en los colegios.

Vídeos destacados del día

Iker Jiménez no se siente un héroe

Según relata el mismo Iker Jiménez, él no siente que haya hecho ninguna heroicidad, ya que no se puso en riesgo nada en ningún momento. Sencillamente actuaron recordando la técnica que les enseñó tiempo atrás el pediatra, ya que tanto los propios padres de la pequeña como la gente allí concentrada estaban paralizados y no sabían cómo actuar.

Esperemos que anécdotas como la del popular presentador de “Cuarto Milenio” no caigan en saco roto y tengan su eco en unas autoridades que cada día parecen más alejadas del ciudadano de a pie.