Bobbi Kristina ha sido objeto de innumerables noticias desde que se la encontrara en su casa inconsciente en la bañera: se ha hablado tanto de mejoras en el estado de salud de la joven hasta nuevos empeoramientos, e incluso sobre el reality que sus familiares están rodando sobre sus últimos momentos de vida. Esta vez, el mundo entero se ha quedado conmocionado ante lo que ha confesado la mismísima tía de la hija de Whitney Houston: alguien ha intentado asfixiar a Bobbi Kristina.

Todo sucedió tan solo unos días después de que se conociera la acusación formulada contra su pareja, Nick Gordon, por intento de homicidio. Tal y como ha asegurado Leolah Brown, la tía de Bobbi, quien se ha confesado a TMZ, tiene mucho que ver en el estado actual de la muchacha Pat Houston, la cuñada de Whitney.

Ha dado a entender mediante un video que publicó el pasado domingo que fue ella quien tuvo que ver en todo lo que tiene que ver con su sobrina.

Tal y como ha asegurado Bobby Brown, él cree que la condición en la que se encuentra su hija actualmente ha sido provocado por alguien a intención. Desde que se la encontrara en la bañera, su salud ha permanecido en estado crítico permanentemente, y, visto lo visto, no parece ser que haya remedio. La misma policía ha declarado a la revista "People" que la investigación sigue abierta con la finalidad de poder determinar qué fue lo que desencadenó todos los acontecimientos.

No obstante, no se ha querido confirmar si también están investigando a Nick o no. La tía de la chica piensa que el joven está tratando de manipular al doctor Phil, y que por sus acciones está claro que no está preocupándose por Bobbi en ningún momento.

Vídeos destacados del día

Estas declaraciones las hizo a raíz de la aparición de Nick en el programa "Dr Phil", que se retransmitió el pasado 12 de marzo.

Cada vez surgen más y más complicaciones en esta historia. Si bien antes se tenían algunas esperanzas por la recuperación de la hija de la cantante, estas se van desvaneciendo por días ante la lástima de ver cómo todo, una vez más, se va convirtiendo en una simple competición sobre quién consigue lucrarse más a su costa.