Una máxima de la televisión es que el público es soberano. Ellos ponen, quitan, reponen y anulan programas de televisión. En algunos programas, además, son decisivos para conocer el devenir del concurso, y un ejemplo de ello es Gran Hermano.

Es curioso como, uno de los mayores programas en audiencia de la televisión española, y que comparte cadena con otro hermano que también es líder en su franja horaria, tengan a una misma protagonista siendo la suerte de la misma tan dispar.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Y es que mientras miles de personas se aglutinan para conocer cuál es la opinión de la conocida como la Princesa del Pueblo a Sálvame, aplaudiendo todas sus intervenciones, ahora otras tantas, sino más, lo hacen para abuchearla en un plató que está a metros del que ella acude a diario a recibir abalanzar.

Parece que los más de dos meses de encierro de la Esteban en la casa, así como su actitud para sus compañeros y su forma de ser, la de verdad, no la impuesta por los guiones, no ha gustado y nada a una audiencia que se ha cansado de un reinado que nació a las faldas de un desamor a la española.

Hoy, Belén Esteban es consciente de que posiblemente nada vuelva a ser como antes de entrar en GH VIP 3. Su popularidad ha caído y sus seguidores, mermados, no han podido conseguir que fuera Chari o Fede la persona más votada para abandonar la casa de un Reality en el que todo el mundo la daba como ganadora antes de empezar.

Las cosas cambian y, después de haber recibido más del doble de los votos emitidos para la expulsión por parte de lo seguidores de Gran Hermano, le toque hacer examen de conciencia y pedir perdón a varios de sus ex compañeros en busca del perdón del público que necesita para ganarse la vida.

Vídeos destacados del día

Mientras tanto, en la casa, Chari, que parecía una de las favoritas, también ha quedado 'tocada' en una jornada de expulsiones que ha revelado que tiene más detractores de los que parecía hace unos días. Fede, por mueble o por silencioso, ha conseguido librarse de la expulsión. Al menos por ahora. No parece que vaya a darle para llegar a la final.