Uff, que mal rollo, supongo que ha ustedes también le habrá tocado vivir esta situación. Todos tenemos una tía, parienta o simulacro de amiga que en un arranque de sinceridad te dice: ¡pues te has puesto más gorda! o ¡ese vestido es exactamente igual que el que llevaba fulanita el otro día! Y luego termina la frase diciendo, pues te lo tenía que decir porque yo soy muy sincera.

Pues eso mismo le hace día tras día Belén Esteban a Ángela Portero, y claro Ángela está que trina. Sin ir más lejos, hace unos días y en otro de estos arranques de sinceridad Belén le dijo a Ángela que no le gustaría que llegara a la final y a Ángela esta franqueza le tocó la moral.

Muy sensatamente y sentada en el confesionario la Portero explicaba que hubiera entendido que le dijese que prefería que ganase otro del grupo afín de Belén, pero que eso de personalizar dejaba de ser sinceridad para convertirse en mala educación.

Según lo que dejó entrever Kiko Matamoros el mal rollo entre estas dos concursantes viene de lejos, coincidiendo con alguna etapa en la que Ángela regentaba la agencia de noticias Korpa. Según Kiko, Ángela y Belén llegaron a ser coleguillas de copas y en un momento dado la directora de la agencia y su marido llegaron a tener un testimonio "demoledor" contra la Esteban que rápidamente retiraron del mercado.

Por esto, sigue Kiko diciendo, Belén lo único que debería tener por Ángela es mucho agradecimiento y no tendría que haber ido a por ella nada más entrar en el concurso.

Vídeos destacados del día

Todo así, Kiko califica a la Estéban de desagradecida, entre otras cosas, porque lo de la "gata flora" no voy a repetirlo.

El problema de la gente que va de sincera por la vida y que presume de decirlo todo a la cara es que no tolera cuando esto se lo hacen a ella. Pues exactamente esto es lo que le pasa a Belén, ya sabes "dime de lo que presumes y te diré de lo que careces". Es más, a Belén no hay forma de decirle cosas sinceras a la cara, ya que si algún concursante lo intenta su respuesta es estallar en cólera, y luego, chillando, decir que ella no se ha comido a nadie.

Ayer las votaciones a unas de las preguntas que planteó Jordi González se decantó por decir que la audiencia había dejado a Belén en la casa por castigo. Quizás sea verdad, pero no sabemos para quien es el castigo o hacía Belén o hacía nosotros, los espectadores, ya que cada vez se hace más insufrible ver a la Esteban en la casa.