Por fin sabemos que Fede no es un mueble, pues entre las cualidades de un mobiliario no está la de ser machista. Hasta ahora pensábamos que su poca afición por la limpieza se podía deber a un ataque de vagancia o de guarrería, sin embargo, las últimas confesiones de Fede a Coman demuestran que se trata de puro machismo y que piensa que lo de limpiar no es una cualidad atribuida a los hombres.

Según Fede la insistencia de las chicas de la casa para que haga las tareas del hogar es una presión inaguantable y hasta se ha comparado con un soldado raso rodeado de cinco "sargentas".

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Además, también ha llegado a insinuar que las tareas son para quien las hace bien, y que si él es muy bueno con las pruebas del programa, Ángela Portero es estupenda con las tareas de la casa.

Esto sin duda, pretendía crear una justificación para su escaqueo de las tareas domésticas.

Fede intentó ganarse la complicidad de Coman en este asunto, pero este último, mucho más astuto no quiso entrar en este tipo de conversaciones, y menos en el día de la mujer trabajadora. Y Fede no dijo más, porque en un momento dado se dio cuenta de que estaba metiendo la pata y decidió callar algunas de sus opiniones. Para él, como manifestó, hay dos opciones, o negarse a hacer las faenas y pelearse con las cinco "leonas" o asumir su posición de soldado raso y aceptar las órdenes de sus tiranas compañeras.

Quizás lo peor de todo este catálogo machista de Fede es cuando asegura que las mujeres de la casa disfrutan limpiando y que se inventan que la casa está sucia, simplemente, para seguir limpiando.

Vídeos destacados del día

La verdad es que extraña que esta vena machista del italiano salga ya tan al final del programa y no sabemos si es que Ylenia le hacía las tareas de la casa o simplemente disimulaba delante de su amada.

De todas formas, Fede nunca ha tenido una pasión loca por limpiar y antes está la siesta, tomar el sol, hacer gimnasia, relajarse, etcétera que coger el trapo y la fregona. No sabemos si esta actitud tendrá efectos nocivos contra el concursante, ya que con esta postura se está haciendo merecedor de todas las enemistades en la casa, empezando incluso por Belén Esteban que ya le ha echado unos cuantos "rapapolvos" aprovechando, eso sí, su virtud de ser muy sincera y decirlo todo a la cara. Pero en esta ocasión, y sin que sirva de precedente, ¡hasta va a llevar razón Belén Esteban!