Parece que los responsables del programa Gran Hermano VIP, propietario de la cadena de Fuencarral, empiezan a no digerir las numerosas críticas por parte de los numerosos internautas, que no se cortan a la hora de "atacar" este formato. Por ello, ni cortos ni perezosos, han mandado un tuit lapidador desde la cuenta oficial del programa Gran Hermano VIP en el que, con un tono irónico más que notable, invitan a todos los espectadores a pasar por La 2 para ver el programa "Órbita Laika", con el que comparte la misma franja horaria y con unos datos de audiencia muchos mas bajos.

El tuit en cuestión dice: "Si no os gusta Gran Hermano no pasa nada. Tenéis 'Órbita Laika'. Ojalá otra temporada". La reacción del programa no se ha hecho esperar y, por ello, podemos ver el siguiente tuit escrito ni mas ni menos que por el comunnity manager del programa de temática científica: "Tenemos segunda temporada pero cuidado que, poco a poco, os comemos la audiencia. Gracias por la recomendación".

El programa "Órbita Laika" es un show de temática científica presentado por el humorista Angel Martín, que parece haber encajado muy bien en este formato que acaba de finalizar su primera temporada con unos datos mas aceptables y que, según el tuit publicado por el mismo programa, parece que ya está en marcha la renovación por una temporada más.

Es de sobra conocido que programas como Gran Hermano Vip no dejan indiferente a nadie y, por ello, suscitan todo tipo de polémicas ya sea por parte del programa o por parte de los espectadores. El último caso conocido es el del famoso youtuber español Auronplay, impulsor de un movimiento en contra del reality en el que se habló de una posible demanda por parte de la cadena de Televisión que al final no quedó en nada serio.

Parece ser que estas polémicas no hacen más que incrementar la popularidad de este tipo de programas, ya que con noticias como ésta todos acaban haciéndose eco de los movimientos del programa, aunque sea fuera del gran espectáculo artificioso que emiten con unos valores humanos como mínimo cuestionables.