Después de darse a conocer por su participación en “El lobo de Wall Street” como Naomí junto a Leonardo DiCaprio, podemos decir que la actriz Margot Robbie ha logrado dar el  salto al estrellato definitivamente. Ha sido junto a Will Smith en el largometraje “Focus” donde la muchacha ha logrado desplegar todo su potencial y mostrar su gran talento. Muchos la conocen como la estafadora más sexy de Hollywood gracias a su papel que interpreta con Will.

Aunque las películas de Margot aún no son demasiadas, ya apunta maneras, y grandes productores y directores se han quedado prendado de ella nada más verla.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

La actriz australiana, de 24 años, ha dado una entrevista para “Yo Dona” en Nueva York sobre “Focus”, y entre sus mejores cualidades se resaltan su naturalidad y espontaneidad, asegurando que Hollywood no es tan frío como parece ser desde fuera, y que entre sus mayores aficiones está la de poder viajar con solo una mochila como equipaje.

Jamás pensó que pudiera presentársle esta gran oportunidad, y le chocó bastante la reacción que obtuvo del público, y por suerte no le dio mucho tiempo para pensar en ello dado que se encontraba muy ocupada. En cuanto a la fama que tiene Hollywood sobre su superficialidad, ella no cree que sea para tanto, y una de las partes que más le gustó fue tener la ocasión de codearse con actrices de la talla de Meryl Streep o Julia Roberts, que fueron muy amables con ella.

También ha hablado de su último compañero de rodaje, Will Smith, y solo tiene buenas palabras para él. Asegura que es un hombre muy agradable y todo un profesional. Gran defensora de los mochileros, confiesa que no hay nada mejor para tener ocasión de conocer gente nueva y conocer el mundo más a fondo.

En cuanto al rodaje de la película “Tarzán”, solo se exigió que estuviera en forma, aunque no tuvo que entrenar muy duramente, todo lo contrario a Alexander Skarsgard, protagonista de la trama, quien tuvo que someterse a una estricta dieta para estar a la altura.

El esfuerzo no fue en balde, y así lo comprobó Margot asombrada.