Hoy dos nuevas bodas en "Casados a primera vista" y ya estábamos deseando ver si el famoso test de compatibilidad era capaz de acertar una. Hasta ahora el test había demostrado que falla más que las "escopetas de feria". Aunque en el caso de Gloria y Salva se puede disculpar al test porque no tuvo en cuenta a la suegra de la novia, en el caso de Toñi y Laurent el test metió la pata hasta la última "t" de test.

La verdad es que al buenazo de Salva se le ve con Gloria. El albaceteño ya está acostumbrado a ser dominado por su santa madre, así que el fuerte carácter de Gloria le puede venir que ni al pelo. El lo intuyó y, enseguida, cayó en las redes de su novia desconocida.

Lastima que la madre de Salva ejerciera de suegra controladora ya durante la ceremonia y esto diera al traste con la noche de bodas de los tortolitos.

Sin embargo, lo de detectar un 90% de compatibilidad entre Laurent y Toñi tiene guasa y sólo se entiende si el murciano y/o la gaditana al rellenar el test contaron unas cuantas mentirjillas. ¡Menudo es el Laurent! Listo para entrar a matar a la primera de cambio y la noche de bodas acabó con sus huesos en el sofá y eso que lo intentó hasta el final.

Hoy, una de cal y otra de arena. Laura y Mariano no han congeniado ni a primera vista ni a última y Laura ya se ha cuestionado el test y ha reconocido que hay muchas incompatibilidades en la pareja. Mucha expectación antes de la boda y completa decepción después de cruzar sus miradas.

Las palabras de la novia: "no tiene nada que ver conmigo y físicamente no es mi prototipo".

Vídeos destacados del día

Ya lo había pronosticado el novio Mariano dos minutos antes "el físico es la cosa más importante de lo que no tiene importancia". Aunque se dieron el sí, la cosa no empieza con buen feeling y la boda acabó con abrazo y besito en la mejilla.

Menos mal que al final hemos podido reconciliarnos con el test que ha conseguido crear una pareja que parece compatible, Verónica y Enrique. Y eso que la cosa no empezó bien, la primera impresión no fue buena, Verónica aseguró que Enrique no es Brad Pitt, pero también hay que reconocer que ella tampoco es Angelina Jolie. Pero bueno, sólo falló el primer minuto y la complicidad entre la parejita se vislumbró desde el primer momento y el enlace acabó con varios "piquitos". Muy monos los dos ¡Esta pareja promete! Esperemos que las suegras o suegros no la fastidien.

Pues así está la cosa de momento 4-1, cuatro ceremonias practicadas pero sólo una pareja consumada, un 25%. Podría ser peor, pero también mucho mejor. Veremos cómo evolucionan las parejas en la luna de miel pero, de momento, podemos decir que es mejor elegir como toda la vida y no fiarse del dichoso test de compatibilidad.