Este martes, 17 de marzo, la cadena privada propiedad de Atresmedia Corporación, Antena 3, no pudo liderar el prime time con su serie policiaca Bajo sospecha. La causa: la emisión de la Champions en TVE. El quinto capítulo Bajo sospecha obtuvo un 17,2% de share con un poco más de 3,3 millones de espectadores (3.333.000) frente al fútbol (24,1% y 4.448.000 seguidores).

La serie producida por Atresmedia, en colaboración con Bambú Producciones, baja 1,5 puntos y 193.000 espectadores respecto a la semana pasada, marcando su peor dato de audiencia hasta la fecha.

Quinto capítulo de Bajo sospecha (advertimos que a continuación se incluyen spoilers).

  • Carmen Castro fuerza a la pequeña Nuria para que le cuente qué ocurrió con su hija, Alicia Vega. Laura aparece y aconseja a Carmen que la forma correcta es ir al Comisario y pedir que interroguen a la niña. Y así hace.
  • Para ello, la policía necesita un permiso de los padres. Begoña Valverde se niega. Sin embargo, Andrés Vega termina firmándolo.
  • El colegio es el lugar escogido para llevar a cabo las preguntas pero, antes de empezar el interrogatorio, la niña desaparece. El Comisario cree que Begoña la tiene retenida pero la señora Valverde no conoce el paradero de la pequeña.
  • Todos buscan a la niña. No está en ningún lado. Es hora de rastrear el bosque.
  • Federico Sanz, ex marido de Inés, parece sospechoso de la desaparición de las dos primas (Alicia y Nuria Vega). La policía tiene pinchados los teléfonos tanto de Inés como de Fede.
  • La hija menor de los Vega recibe una llamada de Fede y se cita con él en el bosque. Ahí, su ex marido le insulta y le pega. Sin embargo, el detective Víctor aparece y le salva la vida. Los agentes detienen a Federico Sanz y le someten a un interrogatorio.
  • Gracias al walkie talkie de Pablo que ahora está en poder de Laura, ella y Victor escuchan como Nuria pide ayuda por el otro aparato. El Comisario ordena a los detectives que entren en una de las casas de esa zona pues igual la pequeña está escondida ahí. No hay nada. Acaban de usar lejía, seguramente para borrar huellas. Sin embargo, encuentran sangre (de Nuria). Probablemente, allí también estuvo retenida Alicia.
  • Esa casa pertenece a una amiga de Pilar Sánchez y lleva años abandonada. Todos los miembros de la familia tienen acceso a ella pero nadie mencionó su existencia en el primer interrogatorio.
  • La investigación demuestra que Fede no es el culpable de la desaparición de la pequeña Nuria. De nuevo, el sospechoso es uno de la familia.
  • Eduardo Castro aparece en mitad del bosque cavando un hoyo en la tierra. Supuestamente, está enterrando el cuerpo sin vida de la pequeña Nuria. Al final del capítulo, Víctor persigue a Eduardo hasta dar con él en el lavadero de coches. Según el detective, "está borrando pruebas".
  • Leti acude a casa de Carmen Castro. Quiere hablar a solas con ella. Laura que está presente se va no sin antes dejar un micro enchufado en el salón. Leti cree que su pareja Eduardo oculta algo. Carmen le miente encubriendo a su hermano. Cuando Leti sale de la casa, Carmen llama a Eduardo: "¿Quieres que sepan lo que hemos hecho?"

Conclusión. Eduardo y Carmen: cómplices de la desaparición, y supuesta muerte, de la pequeña Nuria.

Vídeos destacados del día

Los detectives Víctor y Laura lo han escuchado todo. Los hermanos Castro no tienen escapatoria, ¿y ahora qué pasará con ellos? Habrá que esperar al sexto capítulo de Bajo sospecha, que se emitirá el próximo lunes, 23 de marzo (se enfrentará al estreno de La Voz), para averiguarlo.