La actriz española Ana de Armas, que saltó a la fama por su papel de Carolina en "El Internado", ha pasado a convertirse, junto a compañeras suyas de reparto como Blanca Suárez, en una de las actrices revelación en el Cine español.

La fama y talento de la muchacha se han visto hasta tal punto reconocidos que incluso se está haciendo un hueco en Hollywood. Podemos ver a la actriz en películas como "Mentiras y gordas", con un éxito sin precedentes, o "Por un puñado de besos", y ha conseguido hacer realidad su gran sueño de poder finalmente recorrer las Américas.

Actualmente, Ana ha logrado rodar filmes junto a actores de la talla de Robert de Niro o Keanu Reeves, y estos días se encuentra inmersa en la grabación de "Arms and the Dudes", cuyo productor es, nada más y nada menos, que Bradley Cooper.

Algunos en nuestro país incluso ya han llegado a compararla con la espectacular carrera de Penélope Cruz. A pesar de ser cubana, la muchacha es considerada como una de las nuestras. La actriz no solamente debe su trayectoria a su gran talento, si no también a su lucha constante y a su afán de superación por llegar cada día a un peldaño más alto en su vida,

Casualidades de la vida, no hay mal que por bien no venga y, tras romper su matrimonio con el actor Marc Clotet, no dudó en comenzar un ambicioso proyecto marchándose al país americano, concretamente a Los Ángeles, y tratar de hacerse hueco en una industria tan competitiva como la de Hollywood.

Ella jamás se rindió y, después de someterse a infinitas pruebas, logró participar en la producción de "Knock Knock", donde pudo trabajar junto a Keanu Reeves, llegando a asistir incluso al Festival de Sun dance por ello.

Vídeos destacados del día

Su primera aparición, afortunadamente, dio pie a otros tantos trabajos en la meca del cine, llegando incluso a tomar parte en un gran proyecto junto al protagonista de "Matrix".

Actualmente, Ana prepara una nueva película, "Arms and the Dudes", que podría ser la gran ocasión de su vida para alzarse a lo más alto y lograr convertirse en la estrella latina del momento. ¡Mucha suerte!