Dos importantes hechos han tenido lugar en las últimas horas en la casa de Pirque. El primero, el apasionado beso entre Tony y Oriana, el segundo, el acercamiento entre Leandro y Aylén. Ambos con consecuencias muy directas para un tercero en discordia.

Sin duda el gran momento amoroso de lo que llevamos de semana es el tremendo y duradero beso que se regalaron Tony y Oriana. Se trataba de una prueba semanal, y ambos decidieron hacerla y llevarla a una nueva dimensión. El reto era besarse durante 60 segundos, pero lo que no se especificaba era el cómo debían besarse.

Es esto lo que ha desatado la furia de Álex, quien como el resto de la audiencia pudo comprobar como el beso fue más allá del gesto casto de unir sus labios durante un minuto, para convertirse en acto sensual y que iba mucho más allá de la prueba.

Tras concluir el beso, Oriana quiso explicar al español que se trataba de una prueba, pero este no quiso atender a razones dejando en el aire su relación con la que ya considera una traidora.

Si esta relación parece empezar a acabarse, la que ya ha concluido de manera oficial es la que unía a Julia y Michael. La brasilera, convencida de que el chileno sólo la quería para 'pasárselo bien', ha decidido poner tierra de por medio con Michael.

Quién sabe si, finalmente, a estos les ocurrirá lo mismo que les ha pasado a Aylén y Leandro, quienes tras romper con su relación poco antes de la salida de él del nido, parece que han comenzado a volver a sentir la llama del amor en su interior después de que Leandro fuera repescado para el concurso.

Cabe recordar que Aylén sigue, oficialmente, en una relación sentimental con Marco, quien ya habla de infidelidad de ella para con Leandro, al dejarlo dormir junto a ella en la cama, lo que ha desatado las iras del italiano.

Vídeos destacados del día

Por último, Adriana tiene cada día más claro que Eduardo es el hombre con el que quiere iniciar una relación. Para ello no le importará que Pilar esté de por medio. Adri ya ha comenzado a jotear con Dudú y este no parece tener ningún inconveniente.