Aunque todos sabían que el verdadero motivo por el que Michelle Carvalho entraba a Amor a prueba era para hacerle la vida imposible a Marco Ferri y, si podía, romper su romance con Aylén para no verlo feliz. Intentó camuflar estos intereses tan obvios para el resto de concursantes y le dijo a Pedro Astorga que venía a por él, para acabar el romance que comenzaron a tener tiempo atrás fuera de la casa.

Cuando Romina y Pedro disfrutaron de la noche romántica y ella le dijo a él que quería avanzar, aunque fuese poco a poco, él le dijo que no sabía cómo reaccionaría cuando Michelle entrara -si entraba, porque todos lo esperaban pero nadie lo sabía al cien por cien- y prefería esperarse para no jugar con ella. La brasileña entró muy convencida de ser la persona que más le gustaba a Pedro en la casa, pero no fue así. Cada vez que a Pedro le preguntan quién le gusta más como para iniciar una relación, él contesta que encaja muy bien con Romina. La diferencia con el resto de compañeros es que quiere estar bien seguro a la hora de acercarse a una persona, y no por pura diversión.

Las dos primeras noches, Michelle tuvo suerte y pudo dormir con Pedro sola porque Romina se encontraba en el búnker, pero la tercera noche Pedro se giró hacia su pareja y los dos estuvieron conversando un rato largo; la brasileña le dijo que para ella era una falta de respeto. Esta reacción parece ser un arrebato de celos porque ha visto que se le complican las cosas al ver que Pedro se acerca más a Romina que a ella. Para tensar aún más la cuerda entre las dos contrincantes que comparten trío, Romina ha perdido la prueba individual de la semana y ha arrastrado a la nominación tanto a Pedro como a la jote. Michelle sabe que si Pedro tiene que elegir a alguien para salvarlo de la expulsión, ella no va a ser la elegida, y por ello ha ido diciendo por la casa que Romina se ha dejado perder para librarse de ella

Romina se ha enfadado y le ha pedido a Pedro que la defienda, porque siempre se pone de lado de la brasileña. Él se intenta acercar poco a poco a su pareja y en algunas ocasiones le ha pedido disculpas por no acercarse mucho a ella. Parece ser que pasito a pasito se va juntando a lo que quiere, aunque Michelle sigue intentando ganárselo. Pedro ya le ha dicho que no se ve con ella fuera. Ella no para de decir cosas en contra de Romina, y a la Patatona se le está acabando la paciencia con la modelo

Haz clic para leer más