El paso de Adriana Barrientos por el programa se puede definir con cualquier adjetivo excepto discreto. Las semanas durante las que la leona ha estado concursando han sido "moviditas" para las personas en las que se ha centrado. Su primer objetivo fue Luli Love, enemiga anterior a la estancia en el nido, con quien finalmente hizo las paces pero a quien le quiso hacer la vida imposible desde un principio. Cuando vio que a Nicole le estaba desbordando la situación y que realmente se estaba consumiendo ahí dentro, decidió dejar de ser cruel y hacerle compañía en la casa, hasta que abandonó el programa por una crisis nerviosa.

Su amistad con Álex también ha sido bastante significativa. Luli y Oriana estaban en guerra, y Adriana se acercó al bando de Oriana por afinidad debido a que las dos odiaban a la misma persona. Decidió jotear a su novio durante varias semanas porque ella no le hacía caso, y veía que el chico estaba solo en la casa. Pero sus verdaderos intereses estaban en Eduardo, Dudú, a quien consideraba un buen amigo hasta que tuvieron ciertos acercamientos en una actividad y se dio cuenta de que lo que sentía era más que una atracción física. Por consiguiente, las peleas con Pilar eran constantes por los celos de ella, y cuando vio que la situación se le podía ir de las manos decidió dejar de jugar con fuego. Eduardo tuvo que elegir con quién quería quedarse tras perder el Duelo y se quedó con Pilar.

Una semana antes, Leandro había entrado a la casa. La anterior vez no tuvieron tiempo para intercambiar momentos, ya que solo coincidieron tres días en el nido antes de que él abandonase. Esta vez la pareja aprovechó para conocerse un poco más y disfrutaron de una velada romántica para poder conversar a solas. Ella sabía que estaba en peligro de irse, y finalmente así fue, pero si de verdad saltaron las chispas quizás el contacto se mantenga fuera y esta amistad pueda acabar en algo más... Aunque, de momento, él está más interesado en recuperar a Aylén, y esta semana no va a dudar a la hora de elegir ser su jote. ¿Lo soportará Marco?

Haz clic para leer más